Call us  Teléfono +52(33)3669·3434 ext. 3277 qmedios@iteso.mx

Periférico Sur Manuel Gómez Morín #8585 CP. 45604 · Tlaquepaque, Jalisco, México

Editorial de la semana

Del reconocimiento a “plumaflojo”

Por: Perla Blas

(Equipo QUID)

Cuando un periodista tan reconocido como Miguel Ángel Granados Chapa, que cuenta con más de 40 años de trayectoria periodística, da conocer una información tan “delicada” para algunas cúpulas mediáticas, sin duda causa revuelo y más si dicha información no ha sido confirmada y validada por las fuentes a las que se refiere.

El pasado 23 de enero en su columna Plaza Pública, del Grupo Reforma, bajo el título de Televisa reina en la telefonía celular , aseguró dar la primicia de que Televisa ha adquirido la totalidad de las acciones de Iusacell y que además se acerca un alud de desistimientos en las demandas de amparo por parte de Iusacell en contra de Televisa por el caso de la Licitación 21. Además citó el encuentro que tuvieron algunos políticos y el Presidente Felipe Calderón con los principales ejecutivos de la televisora, incluido Emilio Azcárraga, en Punta Mita, Nayarit. Se desconocen los motivos de dicho encuentro, pero el periodista refiere que se pudieron haber concretado grandes negocios para beneficiar a Televisa.

Recordemos que el Grupo Salinas interpuso más 70 amparos en contra de la entrega de dicha licitación cuando Televisa se encontraba en alianza con Nextel. Después anunciaron su separación y se cuestionó sobre la necesidad de anular la entrega de la Licitación.

El anuncio de Granados Chapa desató reacciones como la de Ricardo Salinas Pliego, dueño de Grupo Salinas y Iusacell, quien publicó en su twitter: Ante tal cantidad de mentiras de Granados Chapa, lo único que queda por preguntar es: ¿a qué intereses responde el autor?

Por su parte, el periodista Carlos Marín, de Grupo Milenio, en su columna Asalto a la Razón calificó de “plumaflojo” a Granados Chapa y puso en duda su credibilidad.

Después de estas reacciones, Granados Chapa se disculpó por medio de su columna refiriendo que aceptaba su error, pues su familiaridad excesiva en la fuente que le reveló dicha información le hizo querer dar la “primicia”.

 

Es difícil creer que después de una larga trayectoria periodística llena de reconocimiento y prestigio, ahora Granados Chapa quede como el gran mentiroso. Su error fue como el de un periodista principiante que desea con ansias locas el reconocimiento y el prestigio en una sola nota.