Call us  Teléfono +52(33)3669·3434 ext. 3277 qmedios@iteso.mx

Periférico Sur Manuel Gómez Morín #8585 CP. 45604 · Tlaquepaque, Jalisco, México

Pronunciamiento de AMEDI: Refrendo sin licitación, sería retroceso jurídico y político

Posición de la AMEDI ante la iniciativa de reformas legales presentadas en el Senado: Refrendo sin licitación, sería retroceso jurídico y político

El Senado de la República discute en estos días una propuesta de dictamen que, entre otras reformas, prevé el refrendo de las concesiones de radio y televisión desatendiendo las resoluciones que hace dos años tomó la Suprema Corte de Justicia de la Nación acerca de la legislación en esa materia. Cuando desechó las principales modificaciones de la “Ley Televisa”, la Corte consideró que la renovación de las concesiones de radio y televisión tendría que pasar por un proceso de licitación a fin de que el hecho de haber disfrutado de un título de concesión no se convirtiera en privilegio delante de otros interesados en ocupar esa frecuencia. De esa manera se favorecería la libre competencia, se dificultaría la consolidación de monopolios y se respaldaría la rectoría del Estado en la planificación de la economía. Eso dijo la Suprema Corte en su Tesis Jurisprudencial Número 73/2007.

Después de aquellas decisiones de la Corte, los mecanismos para expedir y refrendar concesiones han permanecido ausentes de la legislación para la radio y la televisión debido a la indolencia de la mayor parte de los diputados y senadores acerca de ese tema. Ahora, senadores del PRI y el PRD promueven cambios legales que permitirían el refrendo de las concesiones sin licitación y únicamente a partir de una evaluación administrativa.

En la Asociación Mexicana de Derecho a la Información nos parece que esa reforma lesiona seriamente la diversidad y la calidad que resultan deseables en la radiodifusión mexicana. El espectro radioeléctrico no es propiedad de los empresarios de televisión y radio. Cuando sus concesiones terminan, la sociedad y el Estado deben estar en condiciones de examinar el desempeño que han tenido al usufructuarlas y debe existir la posibilidad de que sean utilizadas por otras empresas y grupos.

En la iniciativa de reformas a la Ley Federal de Radio y Televisión que se discute en el Senado, hay propuestas acerca de los medios de radiodifusión de carácter público y de los medios comunitarios. Algunas de esas propuestas son interesantes, pero insuficientes. Allí se menciona la posibilidad de que haya una cadena nacional de televisión pública y de que existan medios “de uso social” como los que han sido, hasta ahora, las radiodifusoras comunitarias. Nos parece muy pertinente que los legisladores se ocupen de tales medios, aunque las propuestas incorporadas al predictamen que hemos conocido resultan precarias en comparación con las garantías que requieren tanto los medios públicos como los de comunidades y grupos sociales.

La mención a esos medios de carácter social en la iniciativa de los senadores del PRD y el PRI, ha sido pretexto para que la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión desate una campaña grotesca y delirante. En un desplegado de prensa aparecido el lunes 7 de diciembre, la CIRT despotrica en contra de los medios comunitarios como si su existencia se debiera a una conspiración internacional. El documento es tan desmedido que no podemos sino suponer que a las señoras y señores de la CIRT se les descompuso el calendario y se les adelantó tres semanas el Día de los Inocentes. Queremos creer que entre los empresarios de la radiodifusión mexicana hay posiciones serias que no contemporizan con las barbaridades de ese desafortunado desplegado.

Exhortamos a los legisladores, de todos los partidos, a asumir con seriedad la necesidad de reformas para la radiodifusión y las telecomunicaciones. Los exhortamos a preparar una reforma completa y no solamente remiendos, por añadidura contrarios al interés de la sociedad. Es necesario que no haya pausas en ese empeño para reformar las reglas para la radiodifusión y las telecomunicaciones. Será imprudente si se hace con prisas, como pretenden hoy en día los senadores que impulsan ese dictamen.

México D.F., 7 de diciembre de 2009
Asociación Mexicana de Derecho a la Información, A.C.