Call us  Teléfono +52(33)3669·3434 ext. 3277 qmedios@iteso.mx

Periférico Sur Manuel Gómez Morín #8585 CP. 45604 · Tlaquepaque, Jalisco, México

Libertad de expresión – 29 de enero de 2017

Agresiones contra periodistas o medios

Clase política de Jalisco debe cesar de amedrentar a quienes ejercen el periodismo crítico

Homo Zapping

Dr. José Bernardo Masini Aguilera

28 de enero 2017

A la opinión pública:

En días recientes ha trascendido en los medios locales el lamentable acoso de que ha sido objeto Pedro Mellado Rodríguez, periodista del diario Mural, de parte del diputado local Enrique Aubry de Castro Palomino. De maneras diversas, entre las que ya se incluye una demanda por daño moral, el legislador ha intentado inhibir al periodista, quien en los últimos años ha documentado irregularidades y exabruptos procedimentales cometidos por este personaje político. Apenas una semana atrás, el pasado 20 de enero, la reportera del Diario NTR Martha Hernández Fuentes fue retenida ilegalmente durante más de una hora por policías de Guadalajara y agentes de seguridad privada cuando documentaba el deterioro prematuro del estacionamiento subterráneo del Mercado Corona. A lo anterior se suman los comentarios de Enrique Alfaro Ramírez, alcalde de Guadalajara, a los periodistas con el propósito de influir en su línea editorial.

Estos episodios son los más recientes de entre otros registrados que exhiben la vulnerabilidad de los profesionales de la información que intentan ejercer el periodismo crítico en nuestro estado. Ante ello, la Asociación Mexicana de Derecho a la Información Capítulo Jalisco (Amedi Jalisco) manifiesta su extrañamiento y, sobre todo, su preocupación. Exigimos a toda la clase política que garantice a los periodistas las condiciones para ejercer su trabajo, en el entendido de que su papel es indispensable para contar con una sociedad informada. El conocimiento de la realidad política, económica y cultural es requisito para afrontar los retos que demanda el momento histórico que atravesamos.

Manifestamos nuestro apoyo solidario al gremio en lo general, y a Pedro Mellado y a Martha Hernández en lo particular. Exigimos el respeto y la protección de la libertad de expresión en Jalisco.

Guadalajara, Jalisco, a 25 de enero de 2017

Por el Capítulo Jalisco de la Amedi

Dr. José Bernardo Masini Aguilera

Presidente del Capítulo

 

Trump vuelve a atacar a The New York Times y The Washington Post

El Informador

29 de enero de 2017

El presidente de EU, Donald Trump, volvió a criticar a dos de los diarios más prominentes del país, The New York Times y The Washington Post, en un nuevo ataque contra los medios, a los que tilda de “deshonestos”.

“El fallido @nytimes se ha equivocado sobre mí desde el principio. Dijo que perdería las primarias, después las elecciones generales. ¡NOTICIAS FALSAS!”, escribió Trump a primera hora de la mañana en su cuenta personal de Twitter (@realDonaldTRump), que compatibiliza con la cuenta presidencial (@POTUS).

“La cobertura sobre mí en @nytimes y en el @washingtonpost ha sido tan falsa e irritada, que el Times de hecho se disculpó ante sus decrecientes suscriptores y lectores”, afirma el magnate neoyorquino.

“Ellos se equivocaron conmigo desde el principio y todavía no han cambiado de dirección, y nunca lo harán. DESHONESTOS”, agregó Trump, sin concretar qué le ha animado a cargar, una vez más, contra estos periódicos.

Trump publicó esos tuits después de que ambos diarios cubrieran extensamente este viernes su firma de una orden ejecutiva que suspende la entrada de refugiados durante 120 días y la concesión durante 90 días de visados a siete países de mayoría musulmana con historial terrorista -Libia, Sudán, Somalia, Siria, Iraq, Yemen e Irán- hasta que se establezcan nuevos mecanismos de escrutinio.

En su cuenta de Twitter, el rotativo neoyorquino replicó al multimillonario con otro mensaje.

“@realDonaldTrump compruebe los hechos: los suscriptores & audiencia del @nytimes están en su nivel más alto. Apoyar el periodismo independiente importa”, contestó The New York Times.

Este viernes, el mandatario republicano coincidió con su estratega jefe, Steve Bannon, en que la prensa se ha convertido en el “partido de la oposición en muchos aspectos”, según extractos de una entrevista que concedió a una televisión cristiana.

“Creo que los medios son el partido de la oposición en muchos aspectos”, afirmó Trump en la entrevista con el programa “The Brody File” de la televisión cristiana CBN, que será emitida en su totalidad el domingo.

“No estoy hablando de todo el mundo, sino de una gran parte de los medios”, precisó Trump, al añadir que existe “deshonestidad y engaño total”.

Esas declaraciones se divulgaron después de que Bannon, uno de sus asesores más cercanos en la Casa Blanca, dijera a The New York Times que la prensa tiene que “callarse la boca” y asegurase que se ha convertido en el “partido de la oposición”.

Durante una visita a la CIA el pasado fin de semana, un día después de su investidura presidencial, Trump indicó que su Gobierno está en “guerra” con los periodistas, a los que definió como “las personas más deshonestas de la tierra”.

Desde la toma de posesión de Trump, la prensa ha expuesto hechos contrastados que el equipo del nuevo presidente ha disputado sin base fáctica alguna, como la baja asistencia a su investidura o la inexistencia de un fraude electoral masivo como el que el mandatario asegura que existió en los comicios del pasado noviembre.

 

La Casa Blanca ya inició la guerra contra los medios

El Economista

GREG SARGENT / THE WASHINGTON POST

28 de enero de 2017

He aquí una cosa que aprendimos acerca de la nueva Casa Blanca­ de Trump: Él ve el papel institucional que los medios, se supone, deben desempeñar en nuestra democracia con un desprecio total y desenfrenado. Podemos estar viendo un conjunto sin precedentes de nuevos retos para los medios de comunicación en la cobertura del nuevo presidente. Lo que queda­ por ver es cómo responderá.

The New York Times informó el lunes pasado que los periodistas estaban profundamente alarmados por las declaraciones hechas por los principales asesores de Trump durante el fin de semana, en los que criticaron a los medios de comunicación por informar con exactitud sobre el tamaño de la multitud presente en su inauguración presidencial. Jeff

Mason, presidente de la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca, fue citado lamentando que la Casa Blanca de Trump debe “empezar” sobre una base más constructiva con los medios.

Pero me temo que estos periodistas están subestimando el problema. No se trata simplemente de señalar malas relaciones. Más bien, lo que Trump y sus asesores están haciendo es expresar explícitamente su desprecio por el papel institucional de la prensa como un credo, como una doctrina accionable que gobernará no sólo con cómo trata a la prensa, sino cómo trata la realidad misma.

El sábado, el director de comunicaciones de la Casa Blanca, Sean Spicer, sorprendió a los medios de comunicación al leerles una declaración preparada en la que acusaba a la prensa de minimizar deliberadamente las impresiones del tamaño de las multitudes de Trump, antes de decir:

“Esta fue la audiencia más grande que alguna vez fue testigo de una inauguración —y punto— tanto en persona como en todo el mundo”.

Esto era absurdo, absurdamente falso, pero luego la consejera de Trump, Kellyanne Conway, lo defendió diciendo que Spicer se había limitado a proporcionar “hechos alternativos”. Mientras tanto, Trump mismo acusó a la prensa de mentir sobre sus multitudes, mientras señalaba que él y los medios de comunicación están en una “guerra en curso”.

Todas las Casas Blancas buscan darle la vuelta y tratan de presionar a los medios de comunicación para que reporten las historias a su manera preferida. Pero esto parece algo mucho más: un esfuerzo concertado para erosionar la idea central de que los medios de comunicación están legítimamente desempeñando su papel de informar a la ciudadanía.

Si los medios de comunicación desafían o deshacen los hechos de la narración fabricada e inflada de Trump que está saliendo de la Casa Blanca, simplemente responderá repitiendo implacablemente que la historia fabricada es la verdad. Sobra decir que no puede haber ningún acuerdo compartido sobre los hechos o la realidad, excepto los que la Casa Blanca de Trump ha validado. Ésta es la razón por la que lo más importante de la declaración de Spicer es la palabra “punto”. Cuando la Casa Blanca de Trump declara lo que es la verdad, la discusión ha terminado.

Ésta no es una disputa convencional sobre los hechos. No se trata de “relaciones” entre la prensa y la Casa Blanca. Se trata de la verdad y el poder. El mensaje que está diseñado para enviar es que Trump tiene el poder de declarar lo que es la verdad, y los medios de comunicación no. La Casa Blanca de Trump está manteniendo esta postura mientras cuenta enormes mentiras demostrables, pero no importa — de acuerdo con el nuevo Ministerio de Desinformación de la Casa Blanca, la verdad es lo que Donald Trump dice que es. Cuenta con ello: Esto será cierto incluso cuando Donald Trump contradiga a Donald Trump.

Recuerde el contexto más amplio: durante muchos meses de la campaña, Trump no sólo dijo mentiras a un grado que eran sin precedentes en volumen y gravedad. Su personal también en su mayoría se negó a confrontar en absoluto a los verificadores de hechos cuando cuestionaron sus afirmaciones, lo que demuestra que no sentía obligación alguna para respaldarlos. Y entonces, incluso cuando fueron desmentidos por completo, simplemente continuó repitiéndolos.

Antes y ahora, esto era y es una afirmación del poder de declarar­ lo que es la verdad, independientemente de lo que es demostrable y empíricamente cierto.

Cualquiera que no esté considerando la posibilidad de que esto pueda ser un resultado de las tendencias autoritarias bien establecidas de Donald Trump está perdiendo de vista lo que puede estar pasando aquí.

Como escribió el escritor libertario Jacob Levy, Trump puede estar experimentando con una táctica probada, en la cual los líderes “con tendencias autoritarias” mentirán regularmente para lograr que otros internalicen sus mentiras, como “una manera de demostrar y fortalecer su poder sobre ellos”.

Es difícil decir qué tan profundo es el autoritarismo de Trump y cómo afectará su presidencia. Pero esto es algo para lo que vale la pena estar preparado. Es más, todo esto no se puede desentrañar de los conflictos de interés de Trump sin precedentes y la falta de transparencia sobre ellos. La prensa va a desenterrar todo tipo de conflictos y potencialmente la corrupción, y la manipulación de la Casa Blanca asentará las bases para desacreditar cualquier esfuerzo posterior.

Aquí hay otra cosa preocupante acerca de todo esto. Se podría esperar que el presidente Trump tenga asesores a su alrededor que estén dispuestos a ofrecerle un control enérgico cuando se salga de los rieles de la realidad. Al parecer, algunos asesores estaban preocupados por los vuelos de fantasía de Trump sobre el tamaño de las multitudes y los ataques contra los medios de comunicación. Huelga decir que no ganaron: dos asesores salieron a la calle y declararon rotundamente que su realidad es impermeable al desafío.

¿Qué pueden hacer los medios de comunicación al respecto?

COMO LOS MEDIOS DEBERÍAN RESPONDER

Margaret Sullivan de The Washington Post establece un camino para que los periodistas sigan:

Recordando en todo momento que su misión consiste en contar la verdad y responsabilizar a los funcionarios públicos, deberían investigar mucho más las acciones que los tuits sensacionalistas o las mentiras de la sala de prensa —siempre están dispuestos a expresar claramente las falsedades cuando ocurren.

Sí. Y como escribe Jay Rosen, los medios de comunicación deben dirigir más recursos en el periodismo de investigación, porque ahí es donde está la acción real. De hecho, como se señaló anteriormente, la nueva estrategia de la Casa Blanca es la preparación para desacreditar esa información más tarde.

LOS ASISTENTES DE TRUMP “PREOCUPADOS” LA LOCURA DE LA MUCHEDUMBRE: The New York Times informa que hay algo de angustia interna sobre la furia de Trump en los medios de comunicación para informar con precisión sobre el tamaño de la multitud de su ceremonia inaugural:

La falta de disciplina incomodó incluso a los miembros más veteranos del círculo de Trump… Trump elevó su enojo el Día de la Inauguración después de leer una serie de mensajes de Twitter señalando que el tamaño de su público inaugural no se le acercó a la de Obama en el 2009. Pero pasó la noche del viernes en un torbellino de celebraciones y afirmaciones. Cuando se despertó el sábado por la mañana, después de su primera noche en la mansión ejecutiva, el resplandor se había ido, varias personas cercanas a él se lo dijeron y el nuevo presidente se llenó de nuevo con una sensación de lesión.