Call us  Teléfono +52(33)3669·3434 ext. 3277 qmedios@iteso.mx

Periférico Sur Manuel Gómez Morín #8585 CP. 45604 · Tlaquepaque, Jalisco, México

Libertad de expresión – 25 de octubre de 2016

Diagnósticos sobre libertad de expresión

Políticos quieren su fuero mediático: Zoé Robledo

El Universal

Juan Arvizu, Francisco Reséndiz y Diana Lastiri

27 de octubre de 2016

El presidente de la Comisión de Radio y Televisión del Senado, Zoé Robledo Aburto (PRD), advirtió que en los términos en que se bosqueja el proyecto de resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en materia de derecho de réplica se puede crear un fuero mediático para proteger a los políticos.

El tema, que será discutido por el pleno de los ministros el mes próximo, debe resolverse con equilibrio entre el derecho a la libertad de expresión y el derecho a la honra, dijo el legislador, con quien coincidió Lía Limón García, presidenta de la Comisión de Radio y Televisión de la Cámara de Diputados, que consideró que se trata de “un intento autoritario” contra la libertad de expresión. Destacó que las durezas políticas del país no deben ir contra garantías que han costado a los mexicanos décadas construir y consolidar.

Para Zoé Robledo, en radio y televisión el ejercicio de la réplica abriría espacios de manera abrumadora a quienes rechacen lo que se publica de ellos, cuando en los hechos su fama pública no dependen de unas notas periodísticas que se publiquen sino de los escándalos en que se meten.

Afirmó que “el tema que analiza la Corte es de los más difíciles de equilibrar, puesto que se debe lograr un balance entre el derecho de los medios a la libertad de expresión, que es fundamental en una democracia, frente a las personas con el derecho a la honra, a la fama pública”.

Esto debe observarse a la luz de la acción de inconstitucionalidad que iniciaron el PRD, Morena y la CNDH, y ante ello “pre1ero una democracia donde los medios publican temas, revelan casos de corrupción, escándalos como los que hemos visto, a que se autocensuren. Este es el peor escenario”, remarcó Robledo Aburto.

“Estoy en contra de que el derecho de réplica se exija aun tratándose de información verdadera, precisa y comprobada, pero el problema es que no hay una regulación que pueda equilibrar el derecho que tienen los medios a la libertad de expresión, que me parece habría que ponderar más a proteger, y el derecho a la honra de todos”, comentó en entrevista con EL UNIVERSAL.

El también presidente de la Comisión de Radio, Televisión y Cinematografía en el Senado advirtió que existe el riesgo de que ante esto los medios empiecen a autocensurarse para prevenir futuras demandas por el derecho de réplica.

En entrevista por separado, Lía Limón García expuso que “el derecho de réplica es fundamental, consagrado en la Constitución al igual que el de la libertad de expresión, y la Suprema Corte debe ser muy cuidadosa en guardar un equilibrio entre ambos derechos. Es decir que el derecho de réplica no vulnere a la libertad de expresión”.

Esta garantía, insistió, se debe defender como un derecho humano consagrado no sólo en la Constitución, sino en instrumentos internacionales de los que México es parte, como la Convención Interamericana de Derechos Humanos.

Limón García consideró que los requisitos de información inexacta y falsedad para ejercer el derecho de réplica se establecieron para cuidar el equilibrio con la libertad de expresión, “y me parece fundamental que se mantengan. Quitarlos pondría en riesgo el derecho a la libertad de expresión”.

Respecto a cómo se lee que hayan sido los dirigentes de Morena y PRD los artíԿces de la acción de inconstitucionalidad promovido ante la Suprema Corte contra el derecho de réplica, Limón García señaló:

“Como un intento de limitar el derecho a la libertad de expresión, un intento autoritario de limitar la libertad de expresión, que me parece que no se debe permitir.

“Debemos ser muy cuidadosos en no limitar este derecho en este equilibrio y sobre todo ser cuidadosos en los principios que nos rigen a partir de la reforma de 2011 en materia de derechos humanos”, dijo.

Explicó que entre estos principios se ubica el de la progresividad de derechos lo que obliga a preservar las garantías conquistadas como la libertad de expresión. Enfatizó en que “no podemos ir hacia atrás y es obligación de todas las fuerzas políticas la preservación de los avances tan importantes como la libertad de expresión, uno de los derechos más relevantes en nuestra vida democrática”.

 

Agresiones contra periodistas o medios

Equipo de reporteros de Televisa retenido en Venezuela llega a Lima

El Universal

El Comercio – Perú

26 de octubre de 2016

Los periodistas peruanos que fueron retenidos en el aeropuerto internacional de Maiquetía cuando llegaron a cubrir la marcha opositora denominada “Toma de Venezuela” llegaron a Perú este miércoles en un vuelo de Avianca, según indicó a El Comercio de Perú (miembro de Grupo de Diarios de América, GDA) Pamela Gil, compañera de los hombres de prensa.

“Estamos en migraciones y con los celulares descargados”, dijo el reportero de Televisa Ricardo Burgos que junto con el camarógrafo Leónidas Chávez, el editor Armando Muñoz y el fotógrafo argentino Rodrigo Abd permanecieron retenidos en el principal aeropuerto de Venezuela.

Horas antes, el ministro consejero Carlos Rossi, de la embajada de Perú en Caracas, dijo que el Cónsul General adjunto iría para ver en qué vuelo retornarían los periodistas al Perú. Y que el embajador estaba en contacto con la Cancillería local para ver si todavía era posible su ingreso a Venezuela.

Tras una larga espera, se decidió que los periodistas retornaran.

El martes, los periodistas peruanos y el argentino fueron retenidos al llegar al aeropuerto internacional de Maiquetía y declarados “inadmisibles” por supuestamente no contar con los permisos para cubrir la “Toma de Venezuela”, con la que la oposición se maniesta este miércoles en contra de la suspensión del proceso de referendo que impulsan para revocar el mandato del presidente Nicolás Maduro.

El cónsul adjunto en Caracas, Ricardo López, llegó a las instalaciones ese mismo día en busca de una solución, pero solo logró “postergar la decisión de que los retornen a Perú”, manifestó.

En tanto, el diario La Nación de Argentina conversó con el fotógrafo de Associated Press Rodrigo Abd. El también ganador del Premio Maria Moors Cabot a la excelencia periodística y ex trabajador del citado medio considera que lo que ocurre con él y el grupo de peruanos “es mucho más negativo que una foto de una marcha multitudinaria”.

“Siempre que viajé hice lo mismo: completé los datos del ministerio, los mandé y me aceptaron. Sabían las fechas en las que iba a venir. No tienen razón para no dejarme entrar. Y tampoco me escuchan o me dan explicaciones. Es un maltrato”, explicó.

“Yo llegué y me anuncié como periodista. Los chicos de Perú no, el tema es que cuando fueron a recoger el equipaje, los ociales del aeropuerto vieron que traían cámaras y ahí los encararon”, agregó Abd.

Asimismo, aseguró que no hay presencia policial en el área que se encuentra junto con los peruanos. “Ahora estamos custodiados por la gente de Avianca, la aerolínea en la que viajamos.

Se quedaron con nuestros pasaportes. Las autoridades les pidieron a ellos que nos metieran en un vuelo de nuevo a Lima, que es de donde venimos. No hay policías ni gendarmes acá”, afirmó.

 

Censura

Google se equivoca: el TPP, varios pasos hacia atrás para Internet

Homo Zapping

Monitoreo Informativo

26 de octubre 2016

“Un paso adelante para Internet”. Así describió Google al Tratado de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés), en su postura a favor, publicada el 10 de junio de 2016. El TPP es un tratado comercial negociado entre los gobiernos de 12 países (entre ellos, México) que pretende ser aprobado próximamente por los poderes legislativos locales y cuyos promotores afirman que significará un nuevo estándar para el libre comercio en el mundo.

La postura de Google sorprende a la luz de posiciones previas en favor de un Internet libre y abierto. El TPP, contrario a lo expresado por la empresa, es una de las principales amenazas a Internet, a las democracias y los derechos humanos.

El TPP podría vulnerar los avances en materia de protección de datos personales

Uno de los aspectos del TPP que Google enfatiza se refiere al lenguaje que promueve “un flujo libre de información” en Internet. Si bien el TPP reconoce que medidas como la localización forzada o el bloqueo de sitios de Internet representan barreras comerciales no permitidas (Artículo 14.11), este lenguaje también impide a los países firmantes adoptar legislaciones de datos personales que prohíban las transferencias internacionales de datos a países con un deficiente nivel de protección de datos personales (Art 14.13.). Esto significa un riesgo importante para México al permitir la transferencia de datos a Estados firmantes que no posean leyes o mecanismos que aseguren un nivel de protección similar al de nuestro país.

Inclusive, los inversionistas podrían demandar a los países por adoptar leyes que protegen la privacidad de sus ciudadanos (Art. 28.3 b). Esto se podría llevar a cabo a través del arbitraje de diferencias inversor-Estado (ISDS, por sus siglas en inglés), un mecanismo de solución de disputas que faculta a las compañías a obligar a las naciones a cambiar sus legislaciones internas de acuerdo a los intereses de privados, convirtiendo a los derechos humanos en barreras comerciales Los ISDS son uno de los principales peligros del TPP para la democracia ya que reducen el ámbito de acción de los gobiernos electos, de los parlamentos, de los ciudadanos y organizaciones civiles privilegiando el lucro de las empresas multinacionales.

El TPP contiene medidas desproporcionadas en materia de derechos de autor que resultan en censura

El artículo 18 del TPP sobre Propiedad Intelectual plantea prácticas no equilibradas ni razonables que ponen los intereses de los titulares de derechos de autor sobre la libertad de expresión. El artículo 18.82 del acuerdo considera la implementación del mecanismo de notificación y retirada que comúnmente se ha convertido en un mecanismo de censura.

Bajo este esquema, las empresas de contenidos en Internet son las que deben de ponderar el derecho de autor frente a la libertad de expresión. Además de que, en primer lugar, un ente privado no debería ser el que decida sobre la limitación de derechos, en este proceso las empresas cuentan con incentivos para retirar contenido –aún si no está claro que el contenido en cuestión viola derechos de autor–. El mecanismo de notificación y retirada ha sido utilizado en varias ocasiones por autoridades de nuestro país y de otros países para censurar de manera injustificada contenido de interés público. En materia de propiedad intelectual, el TPP plantea medidas desproporcionadas, que no son idóneas y que vulneran los derechos humanos.

El TPP pone en peligro la neutralidad de la red

A pesar de ser una causa que Google ha abanderado públicamente en Estados Unidos, el TPP lastima directamente la neutralidad de la red. El capítulo de comercio electrónico sostiene, en su artículo 14.10, un lenguaje referido al principio de neutralidad de la red que brilla por su vaguedad, poniendo en riesgo los avances significativos en legislaciones y marcos regulatorios como Canadá, México o Chile.

La discusión sobre la neutralidad de la red gira en torno la capacidad que tienen los proveedores de acceso a Internet de discriminar contenidos, aplicaciones o servicios en Internet, afectando así la competencia, la innovación, la libertad de expresión y la privacidad de los usuarios. Los incentivos para ejercer esta discriminación son altos y cada vez más, por ello es necesario establecer lenguajes claros, responsabilidades asignadas, sanciones y mecanismos de observación en los que el TPP falla de manera grave.

Más preocupante aún que el lenguaje vago es la introducción de una excepción directa a la neutralidad de la red incluida en el pie de página 7 del mismo artículo: el TPP permitiría a los proveedores de acceso ofrecer contenidos exclusivos en sus servicios, abonando así a la fragmentación de Internet con fines comerciales y lastimando valores esenciales como la descentralización, la apertura y la libertad de elección.

El TPP afecta negativamente las discusiones actuales de los derechos y libertades en Internet. Aspectos centrales del acuerdo en temas como la protección de datos personales, la neutralidad de la red o la propiedad intelectual, presentan problemáticas que representan un riesgo grave e imposible de ignorar. No podemos permitirlo: la aprobación de TPP, lejos de ser un paso adelante como clama Google, terminaría por dar varios pasos en la dirección contraria para un Internet abierto y democrático, y de seguir por este rumbo, sería muy difícil revertir o corregir el camino posteriormente.