Call us  Teléfono +52(33)3669·3434 ext. 3277 qmedios@iteso.mx

Periférico Sur Manuel Gómez Morín #8585 CP. 45604 · Tlaquepaque, Jalisco, México

Periodistas

Periodistas

Condiciones Laborales

No maten al mensajero

Diario NTR

Perla Velasco

29/enero/2016

 

Las historias que a diario teje el periodismo, sea mediante las hábiles manos de los reporteros de prensa escrita, la aguzada lente de los fotógrafos, las voces e imágenes levantadas para la televisión o la radio, siempre tienen un rostro detrás.

Y no me refiero, en este caso, al declarante, al funcionario que, detrás de un escritorio, da cuenta de la realidad que aqueja al mundo e intenta convencer, a propios y ajenos, que se hace bien, se va por buen camino, se busca la solución.

Ahora escribo sobre aquéllos a quienes una nota, una foto, una imagen en video les cambia la vida, para bien o para mal.

Muchas ocasiones he perdido de vista este hecho. No es fácil mantenerse con esa idea. Quienes trabajamos en la labor de informar recibimos, en menor o mayor medida, una dosis de realidad que nos confronta a tal punto que conozco no pocos casos de gente que decide ya no dedicarse a esto. Lo que hacemos o dejamos de hacer a veces tiene consecuencias.

Pero nosotros no somos más que los mensajeros. Un principio esencial es que los periodistas no somos protagonistas de las historias que contamos (aunque hay excepcionales ejemplos de lo contrario, de reporteros consagrados que pueden darse ese lujo).

Y, como mensajeros, no todas las noticias son gratas para quienes nos leen o ven. Y, como mensajeros, tampoco somos culpables de ello.

Una dosis de realidad a la que me refiero la recibí el otro día.

El chofer del taxi en el que iba me preguntó, como suele ocurrir, si acababa de salir de trabajar. Tras mi afirmativa, volvió a preguntar acerca de cómo se llamaba el periódico en el que trabajo. Luego de decirle el nombre se quedó unos segundos callado.

Sí, sí lo conozco, respondió tras la pausa. Y entonces me contó que había sabido del periódico porque un familiar suyo había sido asesinado. Sólo nosotros habíamos publicado la nota, él no la encontró en ningún otro lugar. Detalló que había visto la foto de la persona en cuestión y la había identificado como tal.

En ese momento sólo comencé a pensar en que, así como a él, muchas otras personas encuentran en nuestras páginas de todos los días, un día cualquiera, un dato que cambia sus vidas, que las llena de felicidad, que las sume en la tristeza o que las hace recordar a alguien.

Pero, al mismo tiempo, son esas historias las que buscan nuestros compañeros reporteros que todos los días salen a las calles de las ciudades y los poblados de todo el mundo.

En particular, en esta empresa, nos mueve en gran parte encontrar los rostros, los ejemplos reales y palpables, reconocibles incluso, de los montones de cifras y números y terminajos con los que a diario nos topamos cuando, como al principio de esta columna, alguien detrás de un escritorio asume su papel de funcionario, de informante, de burócrata.

Y tal vez por eso no todos pueden (o podemos) contar una historia periodística. Porque hay que conversar con la gente, saber sus preocupaciones, sus temores, sus intereses, sus objetivos, sus anhelos, su vida diaria.

 

Encontrar una historia que sea un pequeño espejo en el que muchas más personas puedan reflejarse y mostrar un poco de empatía, sentir un pedacito de lo que pasa aquél de quien escribimos. Ése es el objetivo.

Entonces, cuando sé que llega una mala noticia a los ojos de alguien, no puedo evitar sentirme un poco mal. Tal vez eso me hace más humana, más cercana. Aunque uno sea el emisario, el mensajero a quien, en ciertas situaciones, se quisiera matar.

Y entonces cobra sentido la frase emblemática de Ryszard Kapuściński: “las malas personas no pueden ser buenos periodistas”.

Amén.

 

 

 

 

 

Periodistas

Condiciones laborales

Periodistas griegos se unen a las huelgas contra las reformas de pensiones

Sin Embargo

Por AP

Enero 28, 2016

 

La huelga de 24 horas del jueves suspendió los noticieros en televisión y dejó los sitios web de noticias sin actualizar. Los diarios del viernes no se imprimirán.

ATENAS (AP) — Los periodistas griegos se sumaron a abogados, marinos y otros profesionales en una huelga para protestar contra las reformas de pensiones que forman parte de los requisitos para el tercer rescate internacional del país.

Los médicos se unieron también a las protestas contra la reforma, que según sus detractores podría causar a drásticas reducciones de ingresos.

Los acreedores del rescate griego en la eurozona presionan a Atenas para que cambie su sistema de pensiones, en medio de un alto desempleo, una población envejecida y una reestructuración de deuda en 2012 que golpeó a las inversiones en fondos de pensiones.

La huelga de 24 horas del jueves suspendió los noticieros en televisión y dejó los sitios web de noticias sin actualizar. Los diarios del viernes no se imprimirán.

En otros lugares del país, los transbordadores permanecieron amarrados en los puertos por segundo día, los notarios públicos no acudieron a trabajar y los agricultores siguieron bloqueando carreteras.

 

 

 

 

 

Periodistas

Normas sobre protección a periodistas

Regresa Jason Rezaian al Washington Post tras salida de Irán

MVS Noticias

Notimex

28 de enero de 2016

 

En una ceremonia a la que asistió el secretario de Estado, John Kerry, Rezaian agradeció especialmente al dueño del periódico y capitán de Amazon, Jeff Bezos, quien trajo de regreso a Rezaian a los Estados Unidos en su jet personal.

Jason Rezaian, el corresponsal del diario The Washington Post, recientemente puesto en libertad tras haber estado encarcelado en Irán, regresó hoy al diario en medio de agradecimientos a los directivos y al gobierno federal.

En una ceremonia a la que asistió el secretario de Estado, John Kerry, Rezaian agradeció especialmente al dueño del periódico y capitán de Amazon, Jeff Bezos, quien trajo de regreso a Rezaian a los Estados Unidos en su jet personal.

“Soy verdaderamente afortunado de tener esta oportunidad de agradecerle al secretario Kerry (…) que negoció mi liberación con los iraníes y constantemente abogaron por mi (…) ningún otro país hace lo mismo por un ciudadano ordinario”, dijo visiblemente emocionado.

Rezaian, de 39 años y de origen iraní, fue detenido en 2014 y acusado el año pasado de espionaje.

Tras 545 días en cautiverio, fue liberado junto a otros detenidos este mes a cambio de la puesta en libertad de siete detenidos de ascendencia iraní en cárceles estadunidenses.

El intercambio ocurrió el mismo día que funcionarios de Naciones Unidas se reunieron en Viena para anunciar la certificación de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) del cumplimiento por parte de Irán de acuerdo nuclear firmado en julio pasado.

Kerry, considerado una figura instrumental en la liberación de Rezaian y veterano de la guerra de Vietnam, no pudo evitar un nudo en la garganta cuando rememoró la filosofía de las fuerzas armadas de Estados Unidos de nunca abandonar a un soldado en el campo de batalla.

“En el ejército, como ustedes saben, la promesa más sagrada que uno puede hacer es nunca dejar a un amigo abandonado”, señaló Kerry, quien tuvo que hacer una pausa para recuperar la voz. “Como la mayoría de promesas, es más fácil decirlas que cumplirlas”.

Kerry señaló que el día de la liberación de los estadunidenses fue unos de los de mayor nerviosismo en su carrera política, pero también uno de los que más disfrutó como jefe de la diplomacia estadunidense.

Finalmente el secretario de Estado agradeció el papel de altos funcionarios iraníes para cumplir con la liberación de Rezaian y de los otros estadunidenses.

 

 

 

 

 

Periodistas

Condiciones Laborales

No maten al mensajero

Diario NTR

Perla Velasco

29/enero/2016

 

Las historias que a diario teje el periodismo, sea mediante las hábiles manos de los reporteros de prensa escrita, la aguzada lente de los fotógrafos, las voces e imágenes levantadas para la televisión o la radio, siempre tienen un rostro detrás.

Y no me refiero, en este caso, al declarante, al funcionario que, detrás de un escritorio, da cuenta de la realidad que aqueja al mundo e intenta convencer, a propios y ajenos, que se hace bien, se va por buen camino, se busca la solución.

Ahora escribo sobre aquéllos a quienes una nota, una foto, una imagen en video les cambia la vida, para bien o para mal.

Muchas ocasiones he perdido de vista este hecho. No es fácil mantenerse con esa idea. Quienes trabajamos en la labor de informar recibimos, en menor o mayor medida, una dosis de realidad que nos confronta a tal punto que conozco no pocos casos de gente que decide ya no dedicarse a esto. Lo que hacemos o dejamos de hacer a veces tiene consecuencias.

Pero nosotros no somos más que los mensajeros. Un principio esencial es que los periodistas no somos protagonistas de las historias que contamos (aunque hay excepcionales ejemplos de lo contrario, de reporteros consagrados que pueden darse ese lujo).

Y, como mensajeros, no todas las noticias son gratas para quienes nos leen o ven. Y, como mensajeros, tampoco somos culpables de ello.

Una dosis de realidad a la que me refiero la recibí el otro día.

El chofer del taxi en el que iba me preguntó, como suele ocurrir, si acababa de salir de trabajar. Tras mi afirmativa, volvió a preguntar acerca de cómo se llamaba el periódico en el que trabajo. Luego de decirle el nombre se quedó unos segundos callado.

Sí, sí lo conozco, respondió tras la pausa. Y entonces me contó que había sabido del periódico porque un familiar suyo había sido asesinado. Sólo nosotros habíamos publicado la nota, él no la encontró en ningún otro lugar. Detalló que había visto la foto de la persona en cuestión y la había identificado como tal.

En ese momento sólo comencé a pensar en que, así como a él, muchas otras personas encuentran en nuestras páginas de todos los días, un día cualquiera, un dato que cambia sus vidas, que las llena de felicidad, que las sume en la tristeza o que las hace recordar a alguien.

Pero, al mismo tiempo, son esas historias las que buscan nuestros compañeros reporteros que todos los días salen a las calles de las ciudades y los poblados de todo el mundo.

En particular, en esta empresa, nos mueve en gran parte encontrar los rostros, los ejemplos reales y palpables, reconocibles incluso, de los montones de cifras y números y terminajos con los que a diario nos topamos cuando, como al principio de esta columna, alguien detrás de un escritorio asume su papel de funcionario, de informante, de burócrata.

Y tal vez por eso no todos pueden (o podemos) contar una historia periodística. Porque hay que conversar con la gente, saber sus preocupaciones, sus temores, sus intereses, sus objetivos, sus anhelos, su vida diaria.

Encontrar una historia que sea un pequeño espejo en el que muchas más personas puedan reflejarse y mostrar un poco de empatía, sentir un pedacito de lo que pasa aquél de quien escribimos. Ése es el objetivo.

Entonces, cuando sé que llega una mala noticia a los ojos de alguien, no puedo evitar sentirme un poco mal. Tal vez eso me hace más humana, más cercana. Aunque uno sea el emisario, el mensajero a quien, en ciertas situaciones, se quisiera matar.

Y entonces cobra sentido la frase emblemática de Ryszard Kapuściński: “las malas personas no pueden ser buenos periodistas”.

Amén.

 

 

 

 

 

Periodistas

Abuso de periodistas

Revela Andrea Legarreta el telepromoter a favor del gobierno de Peña en “Hoy”

Homo Zapping

Jenaro Villamil

28 enero 2016

 

El martes 26 de enero, en la emisión matutina de Hoy, el programa de variedades de Canal 2 de Televisa, la conductora Andrea Legarreta afirmó que “el que suba el dólar no afecta a los mexicanos, y sube por culpa de las economías de otros países que están mal, no es por culpa de nuestro gobierno”.

El infomercial “casual” de Legarreta generó una serie de burlas y críticas en las redes sociales entre el martes 26 y el miércoles 27, pero la conductora de Televisa logró este jueves 28 ser Trending Tópic porque queriendo deslindarse de su comentario, resultó peor.

En su misma cuenta de Twitter @AndreaLegarreta, redactó lo siguiente:

“A ver…Les platico que en un programa de televisión, los contenidos, menciones y secciones NO LOS ESCRIBIMOS los conductores… Y por lo tanto no todo son opiniones personales… Cualquier comentario escriban a la producción de @programa_hoy”.

Con estas palabras, a la esposa del roquero Erick Rubin y una de las más importantes conductoras de programas de variedades que le quedan al Canal 2 le fue muy mal en las redes sociales porque al querer deslindarse demostró que el teleprompter del programa se ajusta para hacer “comentarios casuales” a favor del gobierno federal.

Esta práctica, conocida como informerciales (propaganda disfrazada de opinión o información) está prohibida desde la reforma de la Ley Federal de Radiodifusión y Telecomunicaciones.

 

 

 

 

 

 

 

Periodistas

Condiciones laborales

Francia pide la “liberación inmediata” de periodistas arrestados en Burundi

El Universal

EFE

29 de enero de 2016

 

Al parecer los dos periodistas estaban cubriendo alguna actividad de la oposición y fueron detenidos durante una redada

El ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, exigió hoy a Burundi la “liberación inmediata” de los dos periodistas arrestados en el país, el corresponsal de “Le Monde” para África, Jean-Philippe Rémy, y al fotógrafo británico Phil Moore.

El jefe de la diplomacia francesa indicó en un comunicado que se han iniciado las gestiones diplomáticas para lograr esa liberación.

Aunque las autoridades burundesas todavía no han ofrecido una versión oficial de lo ocurrido, al parecer Rémy y Moore estaban cubriendo alguna actividad de la oposición y fueron detenidos durante una redada.

Burundi está sumido en una crisis política muy grave desde que, en abril del año pasado, el presidente del país, Pierre Nkurunziza, anunció que se presentaría por tercera vez a las elecciones, algo que prohíbe la Constitución, y fue reelegido en julio por una amplía