Call us  Teléfono +52(33)3669·3434 ext. 3277 qmedios@iteso.mx

Periférico Sur Manuel Gómez Morín #8585 CP. 45604 · Tlaquepaque, Jalisco, México

Libertad de expresión

Libertad de expresión

 

 

-Agresiones contra periodistas o medios

 

 

Familiares de Rubén Espinosa exigen no cerrar caso Narvarte

 

El Informador

 

Redacción

 

Noviembre 30 de 2015

 

CIUDAD DE MÉXICO (30/NOV/2015).- Alma y Patricia, hermanas del fotoperiodista Rubén Espinosa Becerril, asesinado junto con cuatro mujeres el pasado 31 de junio en un departamento de la Colonia Narvarte, hicieron un llamado al jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, para que impida que se cierre el caso y cumpla su palabra de esclarecer los homicidios y de llegar “hasta las últimas consecuencias”.

 

En entrevista, la primera que ofrecen desde los hechos de hace casi cuatro meses, Patricia lanza el llamado al mandatario: “Él se comprometió a que este caso se iba a aclarar. Yo creo que no es justo que lo cierren si no tienen los elementos para decir realmente: ‘los que están ahí son culpables’”.

 

Hasta la fecha no se ha establecido con precisión un móvil de los asesinatos y se quejaron de que las autoridades de la Procuraduría capitalina a cargo de las pesquisas no les han dado a conocer todas las líneas de investigación que se siguen.

 

“No puede ser que nadie haya escuchado los balazos, eso es imposible desde nuestra lógica. Que nos digan de quién es el ADN masculino que se encontró en una cuerda (una de las usadas en el estrangulamiento de una de las víctimas) y que no corresponde a los detenidos, ni a Rubén”.

 

 

Salman Rushdie respalda a periodistas mexicanos

 

El Universal

 

Yanet Aguilar Sosa

 

29 de noviembre de 2015

Salman Rushdie volvió a los orígenes de la ficción y a la cuna de las historias inventadas por Sherezade; determinó algo vital, que “la ficción es el arte de lo no cierto”; pero también un deseo: “Yo estoy en favor de seguir inventando cosas”, a favor de “liberar la ficcionalidad de la ficción”. También manifestó su respaldo a los periodistas mexicanos que sufren amenazas de muerte; y habló sobre el papel del escritor en medio de tiempos convulsos: “El papel del escritor es ser auténtico y ser fiel a su talento”.

Tras una conferencia magistral que marcó la apertura del Salón Literario y recibir la Medalla Carlos Fuentes, en un breve acto previo a su conferencia que estuvo a cargo de Silvia Lemus, viuda de Fuentes, se remitió a “Las mil y una noches” y a su propia apropiación de ellas en su nuevo libro “2 años, 8 meses y 28 noches”.

Ya luego vino una conferencia de presa en la que el escritor manifestó su respaldo a los periodistas mexicanos amenazados de muerte, a los asesinados; dijo que el PEN Internacional está atenta a las acciones contra comunicadores, historias que él conoció hace un año cuando visitó Xalapa mediante el Hey Festival. Contó que allí conoció historias muy duras y terribles.

Allí también habló del papel del escritor en tiempos violentos: “No sé cuál es el papel del escritor porque no quiero hacer una afirmación donde parezca que yo les digo a los otros escritores qué hacer; me parece que el papel del escritor es ser auténtico y ser fiel con su talento”, señaló.

Luego agregó que el talento de ciertos autores es público y el talento de otros escritores es privado. “Su don no es tener que ver tanto con el público y no tienes que decirle ‘tienes que hacer esto o lo otro, el autor tiene que ser fiel as í mismo. Vivimos en tiempos muy difíciles, ya sea que seas un periodistas, o que seas un escritor más creativo; pero todos vivimos en el mismo mundo y todos pensamos en el mismo mundo en donde vivimos, pero cómo sale lo que pensamos o lo que escribimos eso depende de cada autor, de cada escritor”.

 

 

-Censura

 

 

Prohíben a periodista escribir sobre novia de edil en BC

 

El Universal

 

Laura Sánchez

 

29 de noviembre de 2015

El periodista sonorense, Jaime Delgado, director de un portal de noticias locales llamado, Periodismo Negro, fue demandado por la novia del alcalde del municipio de Mexicali, Sonia Carrillo.

El juez Tercero de lo Civil, Jorge Duarte Magaña determinó, que el periodista no podrá escribir nada sobre la primera dama del municipio baja californiano y lo obliga a abstenerse de publicar manifestación alguna que pueda afectar su vida personal o que pueda causar un daño moral.

Delgado exhibió el documento en donde el Juez le advierte que de publicar información alguna sobre la novia del alcalde, “se hará acreedor a cualesquiera de los medios de apremio consistentes en multa hasta de 50 veces el salario mínimo vigente en el estado o arresto de hasta 36 horas”.

Previo a la demanda, el periodista escribió sobre la relación extra marital que sostuvo el alcalde mexicalense, Jaime Díaz, con la ahora demandante Sonia Carrillo, así como de su contratación con sueldo exorbitante una vez que asumió el poder, y documentó como a su corta edad la jubiló el mandatario.

 

 

 

-Diagnósticos sobre libertad de expresión

 

 

Salman Rushdie admite preocupación por las amenazas contra periodistas en México

ARISTEGUI NOTICIAS

REDACCION

29 DE NOVIEMBRE DE 2015

El escritor indobritánico Salman Rushdie revindica el poder del relato fantástico para hablar de temas reales y crudos. Durante una conferencia de prensa, realizada en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, el narrador explicó el origen de su nueva novela, Dos años, ocho meses y veintiocho noches (Seix Barral).

Reconoció que como escritor no le interesa hacer un reflejo de las dificultades que ha atravesado, tras las amenazas de muerte ocasionadas por la publicación de su libro, Los versos satánicos. “Sin duda a los escritores nos impactan las cosas que vivimos, pero a mí no me interesa reflejar eso en mi literatura, para eso está el periodismo”, dijo Rushdie y añadió que su objetivo es buscar otros ángulos para hablar del presente y su problemática.

Cuestionado sobre la desaparición y persecución que enfrentan los periodistas en México, el narrador comentó que a través del PEN Internacional, ha mostrado su preocupación sobre los peligros que enfrentan los comunicadores en nuestro país. Recordó que en hace un año, durante su visita sobre al Hay Festival de Xalapa escuchó varios relatos al respecto.

Concluyó que actualmente se viven tiempos difíciles, donde predomina lucha de la tolerancia contra la intolerancia, de la razón, contra la sinrazón.

 

Democracia y libertad de expresión

NTR GUADALAJARA

ROBERTO CASTELÁN RUEDA

30 DE NOVIEMBRE DE 2015

No hay nada más dañino para la democracia que limitar la libertad de expresión a través del control de los medios de comunicación. Cualquier forma de control político a un medio es un atentado a los derechos humanos del ciudadano.

Estas frases, que de tan repetidas parecen obvias, no encuentran sentido ni cabida en el quehacer cotidiano de las mujeres y los hombres dedicados a la política. Al contrario, normalmente piensan que la relación del político con la prensa está orientada hacia su control, su sometimiento o complicidad. Fuera de ellas, el político solo entiende esta relación en términos de agresión o enemistad.

Normalmente los políticos olvidan que la función primordial del Estado es la de garantizar el ejercicio de los derechos humanos, no bloquearlos o tutelarlos. Ningún Estado, ningún gobierno, debe proponerse como parte de su actividad, el tutelar a la opinión pública, el tratar de orientar sus preferencias y opiniones por mas erróneas o contrarias que le parezcan.

En una democracia los gobiernos, las autoridades, están al servicio del ciudadano y tienen como función, aparte de velar por la ampliación de sus derechos, reforzar con todos los medios a su alcance, aquello que consolide al sistema democrático.

El político tiende a olvidar muy fácilmente que un demócrata es aquel que es capaz de serruchar la rama enferma del árbol aunque esté sentado en ella. Es decir, si la fortaleza de un gobernante, se basa en el sometimiento, en el silencio, en la falta de autocrítica de unos medios de comunicación controlados por el mismo poder que lo sostiene, su deber, para dar cabida a la democracia, es terminar con ese estado de cosas, aun actuando en contra de sus propios intereses.

Porque en una democracia como la mexicana, los intereses que benefician a un partido político o a un gobernante suelen no ser los mismos que benefician a los ciudadanos a quienes gobiernan, sobre todo cuando se trata de la libertad de expresión.

Por una larga historia que no viene al caso referir en este espacio, en México la prensa, los grandes medios de comunicación, se han identificado con los intereses de los gobiernos, independientemente si estos convienen o no a los ciudadanos. Esta historia ha permitido una connivencia perversa que llegó a identificar a la labor de la prensa, de los periodistas, como un cuarto poder, poder no derivado precisamente de la fuerza de los ciudadanos, sino de la fortaleza de las instituciones del estado.

El autoritarismo de estas instituciones suele alimentarse de la nula capacidad de crítica de los medios de comunicación. En este sentido, gracias a esa complicidad basada en el sometimiento, la democracia se convierte en un autoritarismo de facto, sin que existan medios que adviertan al ciudadano del grave peligro que esta connivencia representa para las garantías individuales.

En otras palabras, si la prensa y el gobierno establecieron una relación basada en el intercambio de intereses, por medio de la conveniencia o del sometimiento económico o político, los grandes perdedores de esta relación son los ciudadanos.

En una verdadera democracia no existe mayor libertad que la libertad de expresión. La posibilidad de que el ciudadano vea en la prensa reflejados sus derechos, sus intereses, sus dudas, sus cuestionamientos críticos, en pocas palabras, su libre opinión, no puede ser coartada por un gobierno temeroso a sus críticos o ávido de reconocimiento incondicional. La imposibilidad del ejercicio crítico por parte de los ciudadanos, suspende el derecho del mismo a la libertad de expresión y provoca un estado de excepción de facto.

El estado de excepción es ese momento del derecho en el que se suspende el derecho. Hay autoridades que sin recurrir expresamente a la figura jurídica del estado de excepción, lo aplican de manera soterrada al imponerle al ciudadano todo tipo de obstáculos que le impiden ejercer su derecho a la libre expresión.

Al presionar a los medios de comunicación, a la prensa que le es crítica, a cambiar su actitud a través de la presión económica o política, los gobiernos, los estados, le imponen al ciudadano, un estado de excepción cotidiano, violando de esta manera uno de los más elementales derechos humanos que es el derecho a la palabra, a la crítica, a la libre expresión.