Call us  Teléfono +52(33)3669·3434 ext. 3277 qmedios@iteso.mx

Periférico Sur Manuel Gómez Morín #8585 CP. 45604 · Tlaquepaque, Jalisco, México

Derecho de Réplica 29 de septiembre de 2015

. Derecho de Réplica

La Ley de derecho de réplica se hizo a modo para empresas como Televisa: ONGs y oposición
Sin Embargo
Por David Martínez Huerta
Septiembre 29, 2015

Ciudad de México, 29 de septiembre (SinEmbargo).– La nueva Ley que reglamenta el derecho de réplica, la misma que será avalada por el Pleno del Senado de la República este martes, tendrá un criterio que favorece claramente los intereses de los medios de comunicación, principalmente de las televisoras, afirmaron senadores que se oponen a la minuta y representantes de Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC).

La Asociación Mexicana de Derecho a la Información (AMEDI) explicó que la Ley Reglamentaria al Artículo 6o. constitucional abre deliberadamente un margen de discrecionalidad que siempre han exigido las empresas de comunicación para decidir por ellas mismas si rectifican o no hechos falsos difundidos en sus espacios.

Lo que significa, en realidad, anular la posibilidad de llevar a la práctica el derecho de réplica como una herramienta efectiva de defensa respecto de la información inexacta o falsa que emita cualquier medio de comunicación.

“El contenido de ese proyecto de Ley se ha hecho a la medida de las exigencias de los cabilderos de televisoras privadas”, explicó Agustín Ramírez Ramírez, presidente de la AMEDI.

El derecho de réplica es el derecho de toda persona a que sean publicadas o difundidas aclaraciones, respecto de datos o informaciones transmitidas o publicadas por los medios de comunicación que sean inexactos o falsos.

Respecto a la nueva norma que avalará el Senado de la República, el Senador de izquierda, Alejandro Encinas Rodríguez, advirtió que favorece el mercadeo del derecho de réplica, al permitir que los agraviados se vean en la necesidad de pagar al medio de comunicación que difundió una información falsa, para que ésta presente su aclaración o versión de los hechos.

“Prácticamente le abre a los medios de comunicación un nuevo mercado: el de la réplica. En donde podrán ejercerse el derecho a través de inserciones pagadas, cuando la réplica es un derecho gratuito, expedito y general”, sostuvo el Senador Encinas Rodríguez, durante la discusión de las minuta en comisiones.

Al mismo tiempo alertó sobre la posibilidad de que el derecho de réplica se convierta en una simulación para que partidos políticos o candidatos en campaña electoral sean “aludidos” en programas de televisión, para que la “aclaración” se convierta en un spot y se disfrace mediante la inserción pagada.

“Abre la posibilidad a prácticas en los procesos electorales de que se simulen spots de campaña como derechos de réplica ejercidos en los medios de comunicación de manera ilimitada”, alertó Encinas Rodríguez.

El dictamen que aprobará el Senado este martes, es en realidad la misma minuta que aprobó la Cámara de Diputados el 5 de diciembre de 2013, pocos días después de que estalló el escándalo por el cobro de “moches” en la asignación de recursos públicos federales, por parte del entonces coordinador panista Luis Alberto Villarreal.

El líder panista acusó al diario Reforma de emprender una campaña de desprestigio en su contra.

Organizaciones de la sociedad civil advirtieron que el texto contenía disposiciones contrarias a las mejores prácticas internacionales en esta materia, vulnerando incluso la literalidad de los convenios internacionales firmados y ratificados desde hace años por México.

Gabriel Sosa Plata, especialista en medios de comunicación y ex ombudsman de las audiencias en Noticias MVS, alertó sobre los efectos nocivos de la minuta, prácticamente desde que fue aprobada en la Cámara de Diputados.

Casi dos años después, la AMEDI lanzó la misma alerta, ante la aprobación inminente de la minuta por una mayoría de senadores de los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Verde Ecologista de México (PVEM) y Acción Nacional (PAN).

Por ejemplo, señaló que en el artículo 10 de la nueva Ley se establece que sólo procedería conceder la aclaración si “a juicio del medio de comunicación es procedente la solicitud presentada por la persona legitimada para ejercer el derecho de réplica”.

BUSCAN CONGRACIARSE CON TELEVISORAS

Si en la Cámara de Diputados la aprobación del dictamen de derecho de réplica fue solo cuestión de días, para buscar protección contra el escándalo por los “moches”, en el Senado no ocurrió lo mismo porque el texto estuvo “congelado” durante un año y ocho meses.

Sin embargo, un día antes de que iniciara la nueva legislatura, el 31 de agosto de 2015, comisiones unidas del Senado desenterraron la minuta y días después la aprobaron por mayoría, en los mismos términos que los avaló la Cámara de Diputados.

El artículo 19 del dictamen establece ocho excepciones para que las propias empresas de comunicación puedan negarse a publicar o difundir la réplica solicitada, según su propia valoración de la información, aunque sea claro que han dado a conocer hechos falsos sobre una persona.

“En esas ‘excepciones’ encontramos que cualquier empresa de comunicación también puede negarse a difundir una aclaración, sin importar que sea sobre una mentira o calumnia evidente, si la fuente citada para difundir esos datos es una agencia de noticias o un gobernante”, sostuvo la AMEDI.

El Senador panista Javier Corral sostuvo que el texto aprobado abre un abanico de ocho posibilidades para que los medios de comunicación se nieguen a otorgar el derecho de réplica, entre ellos el amparo y los engorrosos procesos judiciales.

“Hay una judicialización que se puede ir a las calendas griegas como todos sabemos, pues aunque exista una segunda instancia la resolución de ese juez puede ser impugnada mediante juicio de amparo por las empresas de comunicación, particularmente las televisoras para decirlo con toda claridad, porque en este tema lo que vuelve  a estar en el centro de la discusión es el interés de las televisoras en este modelo de derecho de réplica que le es absolutamente benéfico”, dijo.

Por otra parte, legisladores presuntamente vinculados a los intereses de las televisoras, la llamada “telebancada”, defendieron la minuta, tal es el caso del Senador Carlos Alberto Puente Salas, del Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

Legisladores de izquierda como Alejandro Encinas, Dolores Padierna y Martha Tagle, entre otros, así como el panista Javier Corral alertaron sobre diversas inconsistencias en el texto, que claramente favorecen los intereses de los medios de comunicación, principalmente de las televisoras.

Advirtieron que la Ley no privilegia la prontitud en la difusión de las aclaraciones del agraviado. “Esta iniciativa que hoy comentamos no tiene procesos sumarios para que el daño se corrija de manera oportuna”, alertó la Senadora Dolores Padierna.

En otros aspectos riesgosos, la nueva Ley contempla sujetar la crítica periodística al derecho de réplica, “siempre y cuando esté sustentada en información falsa o inexacta cuya divulgación le cause un agravio a la persona que lo solicite, ya sea político, económico, en su honor, imagen, reputación o, vida privada”.

Otro caso de alarma: si un medio nacional publicara un cable proveniente de una agencia de noticias con información falsa, el medio puede negarse a publicar la réplica. Basta con que la agencia de noticias haga una aclaración al propio medio que dio a conocer los datos falsos, sin que tengan la obligación de dar a conocer las aclaraciones.

“Se trata de una redacción cómoda para eludir rectificaciones públicas incluso cuando se difundan flagrantes distorsiones a los hechos o datos que aludan a una persona en medios”, dijo el Senador Corral.

DERECHO DE RÉPLICA, PEOR QUE ANTES…

En México se ha esperado contar con una Ley que reglamente el derecho de réplica prácticamente desde 1917, fecha en que se reformó la Constitución política del país.

Durante más de 80 años, la Ley de Imprenta estableció algunos lineamientos sobre el derecho de réplica que se siguen utilizando, los cuales resultan a todas luces insuficientes y anacrónicos.

Por ejemplo, el artículo 27 de dicho ordenamiento es procesalmente inaplicable, en virtud de que carece de normas para ejercer el derecho; además de que es una noma imperfecta pues no prevé mecanismo y sanción alguna.

Sin embargo, podría resultar que sean más efectivos que la Ley  Reglamentaria que este lunes fue aprobada en comisiones unidas del Senado.

Gabriel Sosa Plata detectó por lo menos cuatro los graves inconvenientes, entre ellos, que el procedimiento para que una persona agraviada tenga derecho a una réplica en medios de comunicación es todo menos “expedito y confiable”.

“El procedimiento judicial exige al afectado llenar un farragoso formulario que a nadie motivaría seguirlo”, alertó.

Según el artículo 25 de la ley aprobada en comisiones, en caso de que una persona necesitara aclarar alguna información falsa difundida en medio impreso o electrónica, ésta deberá presentar  “pruebas que acrediten (…), la falsedad o inexactitud de la información publicada”, o que “demuestre el perjuicio que dicha información le hubiera ocasionado”.

Además, se exige al afectado que presente una copia de la emisión o publicación a la que alude en su reclamo de réplica, lo cual “resulta inviable”, por decir lo menos.

“Ello implicaría forzosamente solicitársela al medio en el caso particular de radio y televisión, lo que podría significar un obstáculo más para garantizar el derecho de réplica”, afirmó Gabriel Sosa.

Respecto a la protección a los medios de comunicación, el especialista enumeró ocho opciones que le permite la ley reglamentaria para que los sujetos obligados puedan negarse a llevar a cabo la difusión de la réplica.

Otro problema grave objetado por los senadores se localiza en el artículo quinto, en donde se define el derecho de réplica

La ley aprobada contempla también sujetar la crítica periodística al derecho de réplica, “siempre y cuando esté sustentada en información falsa o inexacta cuya divulgación le cause un agravio a la persona que lo solicite, ya sea político, económico, en su honor, imagen, reputación o, vida privada”.

“En este caso es mejor no especificar si hay o no derecho de réplica en los géneros de opinión para que ésta sea extensiva a todos los ámbitos del derecho de información y del ejercicio de la misma”, afirmó el Senador Alejandro Encinas.

SENADORES REPROCHAN FALLAS DE LA NUEVA LEY

Hasta hoy, en su mayoría, los medios de comunicación se niegan a que exista una regulación al derecho de réplica y con el pretexto de la autorregulación se han establecido figuras nombrados por ellos mismos que resultan claramente simbólicas y no representan la garantía de este derecho humano.

Los senadores coincidieron en la necesidad de que la Ley garantice el derecho de réplica tenga reglas claras, contundentes, de legalidad y que, además, se cumplan varios principios como son la gratuidad, la equidad, la prontitud, entre otros.

A decir de la Senadora Dolores Padierna, la Ley Reglamentaria aprobada se aleja de varios de estos principios.

“La réplica debe de establecer además un procedimiento sencillo, expedito y debiera de bastar con un escrito del agraviado con un oficio del agraviado con un correo electrónico, ah no, aquí se le mete al agraviado en una serie de requisitos. Y luego al sujeto obligado se le dan tres días hábiles después de que ya ocurrió el procedimiento tormentoso, para poder corregir el daño, ¡no!”, destacó.

Además, el aludido estaría obligado a probar que es falsa un información difundida por un medio de comunicación para tener acceso al derecho de réplica.

“Dejar la minuta como se encuentra podría interpretarse que se trata de los jueces especializados en materia de radiodifusión y telecomunicaciones (sólo hay dos) en el Poder Judicial de la Federación con residencia en el Distrito Federal, lo que dificultaría la defensa de este derecho para los ciudadanos quienes tendrían que acudir a la capital a defender sus intereses”, explicó el panista Javier Corral.