Call us  Teléfono +52(33)3669·3434 ext. 3277 qmedios@iteso.mx

Periférico Sur Manuel Gómez Morín #8585 CP. 45604 · Tlaquepaque, Jalisco, México

Periodistas · 31 marzo 2014

Periodistas

-Condiciones laborales

 

 

Periodistas secuestrados en Siria llegan a España

Animal Político

Redacción

30 de marzo de 2014

 

 

MADRID (AP) — Dos periodistas españoles que permanecieron seis meses secuestrados en Siria por un grupo simpatizante de al-Qaida llegaron el domingo a España tras ser liberados.

 

El periódico El Mundo había reportado previamente que su corresponsal de guerra Javier Espinosa se comunicó con ellos el sábado por la noche desde Turquía, donde él y el fotógrafo Ricardo García Vilanova estaban bajo resguardo militar.

 

Se desconoce si escaparon o si los liberó la organización extremista Estado Islámico en Irak y el Levante, que los secuestró el 16 de septiembre en un retén del noroeste de Siria cuando trataban de salir del país.

 

Siria es la zona de conflicto más peligrosa del mundo para los periodistas, debido en parte al riesgo que afrontan de ser secuestrados por rebeldes o fuerzas progubernamentales. Casi 30 profesionales de los medios de comunicación han muerto desde que comenzó el conflicto en mazo de 2011.

 

La mayoría de los secuestros del año pasado se dieron en territorios controlados por rebeldes, particularmente en el caótico norte y oriente de Siria, donde el Estado Islámico tiene presencia.

 

Con la libertad de Espinosa y García, restan cuando menos nueve corresponsales extranjeros más desaparecidos en Siria así como 10 reporteros locales.

 

Su liberación fue para amigos y familiares un motivo de regocijo después de meses de estrés. La reportera española Mónica García Prieto, pareja de Esteban, expresó el domingo “felicidad pura” en un mensaje por Twitter.

 

El trabajo de Espinosa como corresponsal es muy respetado. En febrero de 2012, resultó herido durante un ataque de artillería del ejército contra la ciudad de Homs, en el centro de Siria, en el que murieron el fotoperiodista francés Remi Ochlik y la reportera estadounidense Marie Colvin, quien trabajaba para un periódico británico. Espinosa salvó la vida porque una pared lo protegió de las esquirlas.

 

Los periodistas extranjeros no son el único blanco de secuestros. Los activistas siros, que proveen información desde el luchar de los hechos, también corren en peligro.

 

Un portavoz del Ministerio de Defensa de España informó que el gobierno utiliza “máxima discreción” cuando se trata de periodistas secuestrados y no quiso comentar si se negoció algún rescate. La funcionaria habló con la condición del anonimato en línea con las normas.

 

El grupo Reporteros sin Fronteras afirma que el Estado Islámico retiene a unos 20 periodistas y el gobierno a un número desconocido.

 

El surgimiento de grupos extremistas suníes, en especial el Estado Islámico, aumenta los peligros a los reporteros y activistas que pretenden cubrir la revuelta.

 

Marc Marginedas, otro periodista español secuestrado en septiembre por el mismo grupo, fue liberado a comienzos de marzo.

 

Hadid reportó desde Beirut. El periodista de The Associated Press Maamoun Youssef en El Cairo colaboró para este despacho.

 

 

 

Llegan a España los periodistas secuestrados en Siria

El Informador

EFE/ARBC

30 de marzo de 2014

 

 

Los periodistas españoles Javier Espinosa, de El Mundo, y el fotógrafo “freelance” Ricardo García, llegaron hoy a Madrid después de haber permanecido secuestrados durante más de seis meses en Siria.

 

Trasladados desde Turquía en un avión oficial español, los dos periodistas fueron recibidos por sus familias y por diferentes personalidades, entre ellas la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría y el director de los servicios de inteligencia españoles, Félix Sanz.

 

Los dos reporteros españoles fueron liberados ayer en Siria tras 194 días de cautiverio en los que, presuntamente, estuvieron en manos del Estado Islámico de Iraq y del Levante (EIIL), una organización yihadista cuyo bastión principal en territorio sirio es la provincia septentrional de Al Raqa.

 

Este grupo es el autor de numerosos secuestros en el norte del país.

 

Los dos reporteros habían sido secuestrados a pocos kilómetros de Turquía, junto con cuatro combatientes de una de las brigadas FSA (Free Syrian Army, en sus siglas en inglés), que les ofrecían protección, y que fueron liberados doce días después.

 

A su llegada a la base aérea de Torrejón, a las afueras de Madrid, los dos informadores fueron recibidos con abrazos por parte de su familiares.

 

Tanto Espinosa como García muestran físicamente los signos del secuestro, especialmente el fotógrafo, que luce pelo largo y barba abundante.

 

Está previsto que ahora se desplacen a la redacción del diario El Mundo para hacer sus primeras declaraciones públicas sobre la experiencia vivida en estos meses de secuestro.

 

 

 

Reporteros españoles regresan a su país tras ser secuestrados en Siria

El Sol de México

EFE

30 de marzo de 2014

 

 

Los periodistas españoles Javier Espinosa y Ricardo García pudieron regresar hoy a su país después de haber pasado más de seis meses en Siria en manos de un grupo radical yihadista.

 

Javier Espinosa, del diario El Mundo, y el fotógrafo “freelance” Ricardo García pasaron 194 días secuestrados en poder del Estado Islámico de Irak y del Levante (EIIL), una organización yihadista cuyo bastión principal en territorio sirio es la provincia de Al Raqa, en el norte.

 

La noticia de su liberación la dio a conocer en la noche de ayer sábado El Mundo, a través de su edición digital y después de una llamada a la redacción del propio Espinosa. Según informó el diario, un contingente de soldados turcos recogió a los periodistas en un punto de la frontera siria desde donde fueron trasladados a un aeropuerto en Turquía.

 

A última hora de la mañana de hoy los reporteros volaron desde Turquía en un avión oficial español y en la base de Torrejón, a las afueras de Madrid, recibieron el abrazo emocionado de sus familiares.

 

Estaban presentes, entre otros, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría y el director de los servicios de inteligencia españoles, Félix Sanz, así como responsables de El Mundo. Tanto Espinosa como García mostraban físicamente los signos del secuestro, especialmente el fotógrafo, que luce pelo largo y barba abundante.

 

Tras su llegada a la base aérea los reporteros fueron a la redacción de El Mundo, donde hicieron un breve comentario a la prensa tras recibir el aplauso unánime de la redacción. “Estamos perfectamente”, dijo Javier Espinosa tras apuntar que no podía dar detalles del secuestro.

 

Por su parte, Ricardo García agradeció el apoyo recibido y se excusó por no poder “decir nada más. No está en nuestros manos”. De las circunstancias en que se produjo la libertad de ambos periodistas no trascendió nada.

 

La vicepresidenta Sáenz de Santamaría quiso mostrar el reconocimiento del Gobierno hacia “tantísimos españoles que se han esforzado en ayudar a sus compatriotas” para lograr la liberación de Espinosa y García, sin dar más detalles.

 

Por su parte, el director de El Mundo, Casimiro García Abadillo, alegó razones de seguridad para no poder contar “muchas cosas” y señaló a Efe que “el Gobierno se ha portado estupendamente” y “ha puesto todo de su parte” en la liberación de los reporteros.

 

Los dos reporteros habían sido secuestrados a pocos kilómetros de Turquía, junto con cuatro combatientes de una de las brigadas FSA (Free Syrian Army, en sus siglas en inglés), que les ofrecían protección, y que fueron liberados doce días después. Fueron capturados el 16 de septiembre de 2013 cuando intentaban abandonar Siria tras dos semanas informando sobre las consecuencias de la guerra civil.

 

Este grupo es el autor de numerosas acciones en el norte del país y en la actualidad se enfrenta a otros movimientos rebeldes que lo acusan de haber cometido agresiones contra el pueblo sirio, como secuestros y asesinatos, y que quieren expulsarlo de Siria.

 

Su origen es el llamado Estado Islámico de Irak, una alianza de organizaciones radicales nacida bajo el paraguas de Al Qaeda en el territorio iraquí en octubre de 2006 durante la ocupación estadounidense.

 

En abril pasado, el Estado Islámico de Irak añadió a su nombre “y del Levante” (“Sham”) y anunció que comenzaba a operar en Siria. El nuevo grupo no tardó en hacerse fuerte en el norte de Siria, donde sus acciones radicales suscitaron sospechas de otras facciones, incluso de las que habían jurado lealtad a Al Qaeda.

 

El objetivo principal y declarado del EIIL es crear un emirato islámico en Siria, lo que es desaprobado por otros grupos que opinan que los esfuerzos deben concentrarse en la lucha contra el régimen de Bachar al Asad. La noticia de la liberación de los dos periodistas, veteranos en la cobertura de conflictos, fue bien recibida por las asociaciones de periodistas españolas y por Reporteros sin Fronteras.

 

 

 

Los periodistas secuestrados en Siria durante seis meses llegan finalmente a España

Sin embargo

Redacción

30 de marzo de 2014

 

 

Madrid, 30 mar (EFE).- Los periodistas españoles Javier Espinosa, de El Mundo, y el fotógrafo “freelance” Ricardo García, llegaron hoy a Madrid después de haber permanecido secuestrados durante más de seis meses en Siria.

 

Trasladados desde Turquía en un avión oficial español, los dos periodistas fueron recibidos por sus familias y por diferentes personalidades, entre ellas la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría y el director de los servicios de inteligencia españoles, Félix Sanz.

 

Los dos reporteros españoles fueron liberados ayer en Siria tras 194 días de cautiverio en los que, presuntamente, estuvieron en manos del Estado Islámico de Irak y del Levante (EIIL), una organización yihadista cuyo bastión principal en territorio sirio es la provincia septentrional de Al Raqa.

 

Este grupo es el autor de numerosos secuestros en el norte del país.

 

Los dos reporteros habían sido secuestrados a pocos kilómetros de Turquía, junto con cuatro combatientes de una de las brigadas FSA (Free Syrian Army, en sus siglas en inglés), que les ofrecían protección, y que fueron liberados doce días después.

 

A su llegada a la base aérea de Torrejón, a las afueras de Madrid, los dos informadores fueron recibidos con abrazos por parte de su familiares.

 

Tanto Espinosa como García muestran físicamente los signos del secuestro, especialmente el fotógrafo, que luce pelo largo y barba abundante.

 

Está previsto que ahora se desplacen a la redacción del diario El Mundo para hacer sus primeras declaraciones públicas sobre la experiencia vivida en estos meses de secuestro.