Call us  Teléfono +52(33)3669·3434 ext. 3277 qmedios@iteso.mx

Periférico Sur Manuel Gómez Morín #8585 CP. 45604 · Tlaquepaque, Jalisco, México

Líos en interconexión por falta de política de Estado, Cofetel, otra vez y amparos y México baja penetración y cobertura

Líos en interconexión por falta de política de Estado, Cofetel, otra vez y amparos y México baja penetración y cobertura

Nombres, nombres y… nombres

Alberto Aguilar

DESDE QUE EN Navidad Telcel que lleva Daniel Hajj y Telefónica de Francisco Gil Díaz anunciaron su acuerdo de interconexión, la polémica en torno a esos cobros entre redes retomó nuevos bríos.

Los últimos días han resultado más controvertidos tras de que Grupo Carso de Carlos Slim cortó primero a Televisa de Emilio Azcárraga y luego a TV Azteca de Ricardo Salinas de su pauta publicitaria.

Los líos en interconexión son un viejo asunto que se arrastra desde 2004 cuando se comenzaron a ajustar esos cobros.

Van ya al menos 11 años de una política fallida en el tema, en el que con Vicente Fox y ahora con Felipe Calderón el gobierno se ha concretado a observar las interminables controversias en los tribunales entre las telefónicas.

Hoy por ejemplo Axtel de Tomás Milmo, quien ni siquiera vive en México por la inseguridad, se da el lujo de pagar a las telefónicas inalámbricas la menor tarifa del mercado por una resolución que ganó, fue impugnada y que está en la SCJN.

Los analistas ya han puntualizado los riesgos de Axtel, ya que los ahorros logrados no han generado las consecuentes provisiones en sus balances.

El acuerdo Telcel, Telmex, Telefónica y cableras pequeñas como Grupo Hevi de Carlos Vielma, tuvo como objetivo retomar otro convenio del 2005 que vencía el 31 de diciembre.

Y es que por ley y en el mundo, esos acuerdos se dan entre particulares, aunque aquí con 80 millones de teléfonos el gobierno tampoco ha avanzado en suavizar distorsiones de competencia, más allá de meras declaraciones de dominancia de la CFC de Eduardo Pérez Motta.

De ahí la exigencia de Grupo Salinas tanto a SCT de Dionisio Pérez Jácome como al Congreso para que la interconexión de redes se convierta en un debate público y se den soluciones.

Telcel hace ver que el Estado no ha actuado a la altura de las circunstancias para ordenar la interrelación comercial de las empresas, ya que las bajas en la interconexión en muchas ocasiones ni siquiera se repercuten al consumidor.

Una política pública al respecto al disminuir la interconexión potenciaría el tráfico de llamadas, mejorando el costo operativo de las empresas.

En muchos países hay incluso un “fondo universal” al que aportan las telefónicas para lograr una cobertura regional más pareja.

En México esa figura no sólo no existe, sino que la mayoría de las compañías compiten en las ciudades más rentables.

Si bien Telcel tiene el 70% de los usuarios con 65 millones de cuentas, en el DF está abajo del 50% en pospago.

Frente al DF nada tiene que ver la penetración de celulares en estados como Chiapas, Durango, Guerrero, Oaxaca, Tlaxcala, SLP, Zacatecas y de llamar la atención el Edomex que es el peor.

Una política pública de interconexión debe partir de un comparativo internacional de esos cobros, o bien de un modelo de costos de los distintos operadores.

Los últimos ejercicios de SCT y Cofetel que lleva Mony de Swaan han generado críticas, puesto que la información utilizada para tipo de cambio, inflación, tasas impositivas, fueron ficticios.

Corresponderá ahora a Cofetel emitir las tarifas de interconexión, ya que el grueso de las telefónicas no aceptaron el plan de Telmex-Telcel y se imaginará que más de uno se amparará.

En el ínter, México está lejos de ser el líder en telefonía celular de AL. Amén de que muchos utilizan su teléfono sólo para recibir llamadas, la penetración nada tiene que ver con la de Argentina con 129 millones de teléfonos, Chile 114 e incluso Venezuela con 106 millones.

En interconexión no somos de los peores, pues los ocho centavos de dólar vigentes en 2010, nada tienen que ver con los 23 centavos en Brasil, 12.4 de Chile, aunque estamos lejos de Colombia con 5.20, Francia 4.29 o Suecia 3.96 centavos.

De ahí la urgencia de que el Estado asuma su rol en telecomunicaciones.

 

 

 

 

 

 

Slim y los medios

Sergio García de Alba

28 Feb. 11

En el año 2004, Carlos Slim, el hombre más rico del mundo según Forbes, hizo públicas sus propuestas de cómo hacer crecer más a México. Yo estaba en la Subsecretaría de Economía para las PYMES. Unos periodistas me preguntaron qué opinión tenía de las propuestas de Slim. Contesté que estaba muy de acuerdo con ellas, pero que le había faltado una muy importante: que hubiese mayor competencia en el sector de telecomunicaciones para que los mexicanos tuviesen mejores precios y servicios de telefonía e Internet. Tuve duros ataques de algunos reporteros de medios de comunicación, muy en especial de uno que me “golpeó” fuertemente en su programa.

Le pedí una entrevista utilizando mi derecho de réplica, me fue concedida de inmediato y al día siguiente llegué unos minutos antes de la hora señalada. El comunicador, para mi sorpresa, salió antes de hacer la entrevista y de manera directa me dijo: “mira subsecretario, debo decirte que me caes bien, pero te tuve que pegar porque criticaste a nuestro cliente más importante. Te recomiendo que no lo vuelvas a hacer. En la entrevista, te pido que no toquemos el tema de ayer, vamos explayándonos sobre todo lo que están haciendo en la Subsecretaría de PYMES”. Me quedé sorprendido. Efectivamente, la entrevista se desarrolló en términos muy positivos, sin tocar para nada el tema que la originó.

Posteriormente, en el 2006 me tocó, junto con el entonces Secretario de Hacienda, Paco Gil, y el ex Gobernador del Banco de México, Guillermo Ortiz, convencer en una histórica reunión al ex Presidente Fox de que ya no debíamos esperar más para impulsar el “triple play”, para que los cableros del País pudiesen ofrecer telefonía fija, además de televisión por cable e Internet.

Afortunadamente, la reunión fue productiva y ahí se obtuvo la decisión para sacar adelante la medida que ha permitido obtener mucho mejores precios para los consumidores. Las presiones a las que fuimos sujetos los impulsores de la medida fueron fuertes, pero ninguno teníamos pretensiones políticas y cerramos filas.

En el 2006, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) presionó para modificar a Telmex el título de concesión y permitirle ofrecer televisión a sus clientes. Se frenó, en virtud de que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) le advirtió a la SCT que no podía hacerlo de manera unilateral, dado que el Gobierno federal en su conjunto tenía que definir, en su caso, el importante pago a la nación por los derechos de esa extensión del título de concesión. Las medidas adoptadas fueron importantes para asegurar un mercado más competido en las telecomunicaciones con base en “compensar” de alguna manera a los competidores de menor tamaño ante las desventajas que tenían con el gran dominante.

En días pasados, Televisa y TV Azteca han protagonizado con Grupo Carso una batalla comercial. Por primera vez hay repercusiones entre titanes.

Creo que ya es momento de considerar seriamente la ampliación del título de concesión a Telmex, a cambio de una compensación económica para el País acorde al tamaño del negocio. Ahora se requiere poner mayor competencia al sector de televisión por el bien de los consumidores, integrar en la mesa de discusión y decisión la necesidad de llegar a tarifas más competitivas de interconexión entre empresas de telefonía y abrir al 100 por ciento la inversión extranjera en la telefonía fija.

También es urgente sacar adelante la estancada nueva Ley Federal de Competencia Económica. ¿Qué presiones e intereses habrá entre los legisladores para que se haya detenido? Interesante averiguarlo.

Justifica De Swaan inacción de Cofetel

Comentó que el marco jurídico vigente impide una acción pronta en beneficio de los usuarios

REFORMA / Redacción

Ciudad de México  (28 febrero 2011).-   La Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) no puede intervenir en el conflicto por interconexión que argumenta TV Azteca y que motivó que Grupo Carso retirara su publicidad de la televisora, pues las compañías han externado que negocian sus propias pautas publicitarias, comentó Mony De Swaan.

El presidente de la Cofetel explicó que el organismo puede actuar conforme al marco normativo, pero éste detalla ciertas restricciones.

“El Estado no puede, en un mercado que respeta la libre tarifa del usuario final, no podremos nosotros jamás intervenir en el precio al usuario final”, argumentó De Swaan en entrevista para W Radio.

“Tampoco, de acuerdo al Artículo 42 de la Ley Federal de Telecomunicaciones, podemos intervenir en caso de que exista un acuerdo entre dos operadores”.

Explicó que la Cofetel solamente puede intervenir en materia de interconexión cuando dos compañías lo piden, y es, hasta ese momento, dijo, cuando la Comisión puede establecer una tarifa de interconexión, misma que puede ser recurrida ante tribunales.

 

“Mientras sigamos con un marco tan acotado como el que te digo, en donde sólo podemos entrar a diferendos entre operadores, mientras tardemos tres, cuatro años en que finalmente el Poder Judicial nos ordene a nosotros fijar la tarifa, en ese momento el consumidor usuario final no se verá beneficiado cuando casualmente estamos hablando del insumo básico de la telefonía”, dijo.

De Swaan advirtió que este mismo escenario se puede repetir dentro de cinco años.

“Hay que recordar que este año venció el acuerdo de industria 2005 que establecía, en buena medida, las características y las tarifas en materia de de interconexión para todo el sector, es decir, éste es un problema al que nos enfrentaremos cíclicamente, cada cinco años, cada que este acuerdo venza”, consideró.

Solapa ISSSTE falla a filial de Televisa

La firma no ha cumplido con el calendario de instalación de los nodos de la red solicitada

Ciudad de México  (28 febrero 2011).-   La empresa telefónica Bestel, filial de Televisa, incumplió su contrato con el ISSSTE por la instalación de su red privada de telecomunicaciones, lo que ameritaría su rescisión, según información proporcionada a REFORMA.

Bestel firmó el 1 de marzo de 2010 el contrato LPN-CS-DA-SRMS-053/2010 para la prestación del servicio de red nacional de telecomunicaciones privadas del Instituto correspondiente a los ejercicios fiscales de 2010 a 2012 por 2 mil 80 millones de pesos.

REFORMA cuenta con información que señala que la firma no ha cumplido con el calendario de instalación de los nodos de la red solicitada, pues, a diciembre de 2010, se habían puesto 330, cuando la cifra debía ser de 750.

La asignación del contrato fue impugnada, sin éxito, ante el ISSSTE y la Función Pública por parte de Telmex y Axtel.

Para vigilar que se cumpliera la instalación, el ISSSTE adjudicó un contrato de manera directa al Fondo de Fomento de Investigación Científica y Tecnológica de la Universidad Autónoma del Edomex (Fondict-UAEM).

Según reportes del FondictUAEM, el Instituto no ha aplicado la totalidad de las penalizaciones derivadas de dichos reportes, las cuales han sobrepasado 10 por ciento del valor de la licitación.

 

Según el auditor, el 10 por ciento de incumplimientos sería motivo suficiente para que el ISSSTE cancelara el contrato.

Érick Torres, gerente de servicios de consultoría integral del Fondict-UAEM, dijo que los reportes del monitoreo, así como los incumplimientos, han sido entregados al ISSSTE, por lo que no hay manera de que los directivos no se enteraran de las fallas.

Funcionarios del ISSSTE fueron requeridos en cinco ocasiones para hablar del tema, pero no aceptaron hacerlo.

 

Periódicos, mentira, ironía

Jesús Silva-Herzog Márquez  Visita su BLOG

28 Feb. 11

Hace 15 años, Alan Sokal, físico de la Universidad de Nueva York hizo un experimento con la academia de la posmodernidad. Sospechando que ciertos círculos usaban el lenguaje científico para su charlatanería, decidió someter a prueba los criterios de una de sus revistas más prestigiosas. Con toda la jerga del discurso académico redactó una tontería monumental. Una colección de absurdos seriamente fraseada. Las citas de autoridad decoraban el texto dándole el empaque de una investigación científica. El título era ya una parodia: “Traspasando fronteras: hacia una hermenéutica transformativa de la gravedad cuántica”. Detrás de la pedantería universitaria se escondía un argumento risible: las leyes de la física no son más que meras convenciones sociales. Un pacto social distinto alteraría sustancialmente la mecánica de las fuerzas naturales, incluyendo la gravedad. El experimento fue un éxito: la revista publicó la tontería sin percatarse de que exhibía su connivencia con la estafa intelectual. Había publicado un ensayo de Troya.

 

Algo parecido ha sucedido recientemente en el periodismo español. El 11 de enero de este año el filólogo Francisco Rico publicó un artículo en El País criticando el acecho a los fumadores. Su texto tenía una posdata: “En mi vida he fumado un solo cigarrillo”. La línea no solamente era falsa sino que lo era ostentosamente. Rico fuma, fuma mucho y lo hace muy públicamente. Naturalmente cayeron las críticas: sobraban fotografías que demostraban que Rico no soltaba el cigarro. El hombre había mentido. A su defensa brincó el novelista Javier Cercas. Lo que un periódico cuenta, argumentaba, no puede responder exclusivamente a la verdad. En un gesto retóricamente pobre, ubicaba a Hitler como un cruzado de esa causa y citaba una frase suya (“Exigimos una campaña legal contra quienes propagan mentiras políticas deliberadas y las diseminan a través de la prensa”) como motivo para mantenerse en guardia frente a los perseguidores de la ficción. La crítica, decía Cercas, suele montarse en el humor y éste no puede ser mera constatación de hechos. Más aún: el entendimiento exige ficciones. Cuidémonos de los cruzados de la verdad, aconsejaba Cercas: su pudor inquisitorial les impide entender que la comprensión requiere algo más que hechos y datos: imaginación. Arcadi Espada, el más severo crítico del periodismo en España, convirtió el artículo de Cercas en un bumerán. ¿Qué pasa si se emplea un argumento idéntico para proyectarlo en contra de su portavoz?

 

Si los ingredientes legitimados por Cercas eran la mentira y el humor, si el propósito era convertir una falsedad en una verdad moral, bien podría mentirse con gracia y con propósito… pero a su costa. Valdría recordar que Arcadi Espada y Javier Cercas están unidos por una antigua rivalidad que Yaiza Santos ha detallado en el blog de Letras Libres. La nueva defensa de la ficción motivó a Espada a inyectarle a Cercas su propia poción. En un artículo del 15 de febrero, Espada se compadecía de Cercas por haber sido sorprendido en una casa de prostitución y enviado a la policía. La historia, por supuesto, no era real, era una broma; no era verdad pero daba una lección. Como en el escándalo Sokal, la única manera de defenderse de la burla era reconociendo el absurdo de la posición propia: denunciar la calumnia de la que Cercas era víctima era repudiar la mentira que antes había legitimado como recurso de la comprensión. Defenderse era repudiar su propio argumento.

 

El sablazo del crítico es tajante: las licencias (manera amable de llamar a las mentiras) tienen consecuencias y suelen producir daños. El periodista debe ser un muro contra la mentira y el chisme. Pero tanto Espada como Cercas confunden el periodismo con el periódico. La crítica -parte sustancial de un diario pero ajena a la práctica del periodismo- no puede estar sometida al estatuto del periodista. Desde luego: los hechos de los que parte el crítico, los datos que examina deben estar firmemente fundados. El crítico no puede inventarse estadísticas o fabricar una historia para cuadrarla a su juicio. Pero las vías de la crítica demandan una libertad que no dudo en llamar literaria. Que un conocido fumador diga que no ha encendido un cigarro en su vida al criticar la legislación anti-tabaco imprime una valiosa nota irónica: una graciosa confesión de que se defiende el interés propio. La crítica puede ser frontal, pero también puede dar un rodeo para decir lo contrario de lo que dice. Javier Marías hablaba de eso hace unos meses lamentando la pobreza de una cultura que es cada vez más insensible a la ironía. Lectores ciegos al sarcasmo, incapaces de apreciar el gesto de una exageración o de reírse de un chiste con la boca suelta. Los problemas de un periódico no son sólo de su escritura. También son de su lectura. En todo caso, debe reconocerse que el filo de la crítica no proviene del plomo de los hechos.

 

PD: jamás he incurrido en la ironía.

Pide NYT a Obama cautela con plan sobre migrantes Comunidades Seguras

Según el diario The New York Times (NYT) es latente esta confusión ya que ni el Departamento de Seguridad sabe resolver estas preguntas sobre el programa, que envía huellas digitales de cada arrestado, antes de ser declarados culpables de un delito, para verificar su estatus migratorio.

Las respuestas cobran importancia porque mientras que el gobierno de Obama ha hecho de Comunidades Seguras una piedra angular en su estrategia de controlar la inmigración, muchas agencias estatales y locales no quieren implementar el programa.

Desde el piso de remates | Maricarmen Cortés

Los retos de Mikel Arriola en la Cofepris

La polémica en torno a las tarifas de interconexión entre empresas telefónicas que es el trasfondo en el pleito entre TV Azteca y Grupo Carso, comenzó ya a politizarse. Fernando Castro Trenti, presidente de la Comisión de Comunicaciones y Transportes del Senado informó que se iniciará una investigación y se promoverá cambios legales para darle mayores facultades a la Cofetel y la SCT.

La Cofetel sólo puede intervenir en materia de tarifas cuando se presenta un diferendo por una empresa que fue lo que hizo Axtel, que tiene una resolución que baja las tarifas a 42 centavos de peso por minuto y que no está aún firme por los litigios presentados por Telcel.

 

Reporteros critican indolencia de la SSP

La Red Mexicana de Reporteros de Morelos reprobó la actitud omisa de la Secretaría de Seguridad Pública del estado, porque a 48 horas del atentado que sufrieron el corresponsal de la agencia de noticias AP, Oswald Alonso Navarro, y un publicista de Radio Fórmula local, ha sido renuente a ordenar medidas cautelares para garantizar la integridad física del periodista y de su familia.

En tanto, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) inició una investigación de oficio por los hechos. El organismo informó que contactó con las víctimas y les ofreció apoyo legal y sicológico necesario.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *