Call us  Teléfono +52(33)3669·3434 ext. 3277 qmedios@iteso.mx

Periférico Sur Manuel Gómez Morín #8585 CP. 45604 · Tlaquepaque, Jalisco, México

Espectro : errores de apreciación

19 de octubre – Reforma

Por: Javier Tejado Dondé

El REFORMA ha tenido marcaje en algunos temas de telecomunicaciones. Destacan en particular: la Ley de Radio y Televisión del 2006 (“Ley Televisa”); el dictamen aprobado de Reformas a la Ley de Radio y Televisión, de abril 2010, por parte del Senado (que se dijo hecha por “Francisco Javier Tejado”), y la licitación de espectro que tuvo como ganador al consorcio de Nextel. Vale la pena analizar sus consecuencias:

1.- Ley Televisa: con la premisa de que las televisoras no regresarían al Estado el espectro asignado a la transición digital, el objetivo de algunos medios fue que la Suprema Corte declarase inconstitucional parte del articulado. Lo eliminado por la Corte en nada afectó a Televisa ni TV Azteca. En primer lugar, pues la ley no permitía ningún “robo a la nación”. (Si el ardid de las televisoras hubiera sido quedarse con el espectro lo hubieran podido hacer en los meses en que el articulado estuvo vigente, dado que las decisiones de la Corte no son retroactivas).

Lo que sí logró fue tumbar el articulado que por primera vez señalaba un mecanismo transparente para la asignación de nuevas concesiones de radio y televisión. Con ello, empresas que al inicio del sexenio estaban interesadas en entrar al País, como Telemundo o Univisión, tuvieron que conformarse con acuerdos comerciales para el intercambio de contenidos. Y para las licitaciones que el Gobierno tiene planeadas para el año entrante, la propia Cofetel ha dicho que dado que los criterios de la Corte apuntalan evaluar lo subjetivo, las licitaciones serán confusas y litigiosas (Negocios/REFORMA, del día de ayer).

Asimismo, la decisión de invalidar el mecanismo de refrendo de estaciones de radiodifusión colocó en una situación precaria a la radio. Sobre todo a la de provincia no vinculada a los grandes grupos radiofónicos. El no tener vigentes sus concesiones les cerró la puerta al crédito e incluso a migrar de AM a FM. Esta coyuntura fue aprovechada por grandes grupos que compraron estaciones “ahorcadas”, con lo que se perdió parte de la diversidad en radio.

2.- Dictamen LFRyTv: el atacar el Dictamen del senador Sotelo por el hecho de que traía aparejado un mecanismo de refrendo de concesiones fue, a todas luces, un error. Lo que el senador intentó hacer fue una reforma a efecto de que los radiodifusores tuvieran seguridad jurídica a cambio de que aceptasen el reconocimiento de los medios comunitarios y que éstos más las estaciones permisionarias (aquellas de universidades como el 11 o Radio UNAM; u oficiales como el 22) tuvieran una comercialización del 5 por ciento de su tiempo de transmisión. Estos recursos serían destinados a su modernización. Con los ataques al Senado sólo se logró que los medios comunitarios no se reconocieran y que las estaciones permisionadas no pudieran acceder a ingresos propios. Los concesionarios, en cambio, sí resolvieron su problema de refrendos. Lo anunció la semana pasada el Presidente. Así, un compromiso en que todas las partes ganaban, pero sobre todo la pluralidad, se vino abajo.

3.- Licitación 21: esta licitación fue tachada como “ganga” para Nextel-Televisa y se acuso al Gobierno de favorecerlas. Esto llama la atención cuando el pago total que se tendría que hacer sería de 18.2 mil millones de pesos. Tan no fue ganga, que otro tramo, igual, de espectro quedó sin oferentes.

De hecho, ningún nuevo operador extranjero decidió participar en las licitaciones. Empresas como ChinaMobile, Vodafone o Barthi dijeron al Gobierno que por los temas de interconexión con Telmex y lo litigioso de las licitaciones preferirían observar el proceso actual y participar en otra ocasión. Desde luego deciden con base en dónde su inversión será más segura, y parece que el tiempo les da la razón. Es increíble que: un mismo grupo económico presente 73 recursos judiciales para frenar la competencia; que algunos jueces tomen decisiones sin rigor jurídico; que la prioridad del Gobierno sea cooptar con funcionarios afines al regulador de las telecomunicaciones; que el Congreso haga exhortos para frenar la competencia; que decenas de periodistas afines a grupos de interés escriban -sin simulación alguna- columnas idénticas, y que el Secretario de Estado encargado de las comunicaciones no logre acabar con los juicios a la par de ser acusado por legisladores de su propio partido.

Se requieren varios cambios para que el sector comunicaciones avance. Entre ellos, mayor acuciosidad por parte de los medios que informan de estos temas. REFORMA debiera de hacer un ejercicio sobre las consecuencias que para México y los mexicanos tiene el continuar con políticas editoriales que más que responder a preocupaciones en materia de competencia y bienestar social están motivadas por la agenda de grupos de interés claramente identificables. Habrá ganadores coyunturales, pero eso no mejora que en México sigamos con un sector telecomunicaciones altamente concentrado y con tarifas muy elevadas. Ineficiencias que, según la CFC, reducen la competitividad de toda la economía. ¿Hasta cuándo?

Javier Tejado es fundador y consejero del IDET y director de Información de Televisa. Las opiniones vertidas no necesariamente representan la opinión de las instituciones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *