Call us  Teléfono +52(33)3669·3434 ext. 3277 qmedios@iteso.mx

Periférico Sur Manuel Gómez Morín #8585 CP. 45604 · Tlaquepaque, Jalisco, México

Agreden de un cabezazo al caricaturista de Mahoma

El dibujante sueco Lars Vilks, que trascendió mundialmente por una caricatura del profeta Mahoma que derivó en masivas protestas en el mundo musulmán, ha sido víctima de un ataque durante una disertación en la ciudad sueca de Upsala en la que resultó levemente herido. En 2007, Vilks publicó una viñeta del profeta islámico caracterizado como un perro y, desde entonces, está expuesto a amenazas de muerte.

Un fotógrafo del diario local ‘Uppsala Nya Tidning’ ha declarado este martes como testigo que durante la conferencia en la Universidad Upsala que súbitamente un espectador se levantó de la primera fila y se abalanzó sobre Vilks. En el tumulto, tres personas llegaron a estar encima del caricaturista.

(Foto: Reuters)(Foto: Reuters)

Vilks dice que sufrió un golpe en la cara como consecuencia de un cabezazo y que el atacante rompió sus gafas, tras lo cual se desató un rifirrafe en el salón en el que un policía que debía cuidar al caricaturista fue lesionado, tal y como han indicado fuentes policiales.

El reportero gráfico ha señalado que durante la conferencia en el salón repleto con 250 espectadores, al principio había una atmósfera tranquila. “Luego se puso extremadamente agresiva, cuando Vilks mostró una película con contenido sexual”. En cambio, el dibujante afirma que ya antes de dar su disertación se ya se sintió importunado desde la primera fila.

Hace dos meses, varios diarios suecos volvieron a imprimir la controvertida caricatura del profeta Mahoma como un perro, un día después de que se destapara el presunto complot para asesinar a Vilks.

En Irlanda fueron detenidas siete personas, mientras que na mujer cumple prisión preventiva en Estados Unidos, acusada de conspirar para asesinar al artista.

Vilks recibió amenazas en varias ocasiones y un grupo de insurgencia iraquí puso una recompensa de 100.000 dólares por su cabeza tras la publicación de la caricatura.

A comienzos de año Vilks dijo que había recibido llamadas telefónicas de amenaza desde Somalia. Estas llamadas se produjeron una semana después de que un carticaturista danés sobreviviese a un ataque en el que un hombre de origen somalí irrumpió en su casa.

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/05/12/comunicacion/1273664427.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *