Call us  Teléfono +52(33)3669·3434 ext. 3277 qmedios@iteso.mx

Periférico Sur Manuel Gómez Morín #8585 CP. 45604 · Tlaquepaque, Jalisco, México

DINERO

ENRIQUE GALVÁN OCHOA
¿Y las concesiones que ya había otorgado el frustrado zar de la radiodifusión, Juan Francisco Molinar Horcasitas? Apenas la semana anterior, la Secretaría de Comunicaciones anunció que había hecho entrega de 18 nuevas concesiones para servicios de telecomunicaciones, 15 de las cuales tienen relación con servicios de televisión restringida y el resto son de uso oficial. Y el año anterior, en el contexto de una convención del consejo consultivo de la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión, en Monterrey, hubo un anuncio: se refrendarían 131 concesiones de radio, no como una dádiva, sino como parte de los compromisos del presidente Calderón, según dijo el todavía secretario del ramo Luis Téllez. Con todo, no faltó quien lo interpretara como pago de deudas que contrajo con los medios electrónicos que apoyaron su campaña. Ayer la Suprema Corte de Justicia declaró inconstitucional el reglamento que sirvió de base a los obsequios presidenciales. Por tanto, el titular de la SCT está impedido para otorgar concesiones y permisos en materia de radiodifusión; no puede, tampoco, resolver sobre su prórroga, refrendo o modificación, ni declarar administrativamente la caducidad, nulidad, rescisión o revocación de las concesiones y permisos en la materia. Son facultades de la Cofetel que el gobierno calderonista se atribuyó arbitrariamente. Hace falta una interpretación válida acerca de si también quedó impedido en materia de televisión. Pero, en definitiva, Molinar Horcasitas, el malogrado zar de la radiodifusión, vio cómo los ministros le cortaban las alas. ¿En qué situación jurídica quedan las concesiones que otorgó, refrendó o modificó? Hay una moción en la Cámara de Diputados para que Molinar Horcasitas se presente a informar.
Nota Completa:
http://www.jornada.unam.mx/2009/11/25/index.php?section=opinion&article=006o1eco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *